El consejero de Educación de La Rioja cree que una sentencia «no puede determinar la política general de la Consejería»

El consejero de Educación, Alberto Galiana, ha advertido de que una sentencia «no puede determinar la política general de la Consejería». Los servicios jurídicos del Gobierno de La Rioja analizan la sentencia que da la razón a una madre que pide religión musulmana para sus hijos, uno en Primaria y otro en Secundaria.

En una entrevista concedida a Europa Press, Galiana ha señalado que «una cosa es el caso particular de esta madre y otra la política general de la Consejería en este materia; y una sentencia no puede determinar la política general de la Consejería».

La sentencia parte del artículo diez de la Ley 26/1992, de 10 de noviembre, por la que se aprueba el Acuerdo de Cooperación del Estado con la Comisión Islámica de España. Afecta a un caso particular y exige garantizar el derecho a estudiar religión musulmana a estos dos niños.

Para Galiana, la sentencia «ha puesto de manifiesto una cuestión polémica que tiene que ser acordada desde la prudencia». Ha asegurado que Educación está trabajando con la Comisión Islámica para hacer realidad las demandas de las familias que quieren religión islámica como asignatura; pero ha concretado que tiene que hacerse «de manera ordenada» y respetando el mínimo de alumnos por centro (diez).

«Lo importante es hacerlo de manera que suscite la menor alteración posible del devenir de las clases», ha considerado al tiempo que ha rechazado que pueda hacerse realidad este curso. «No es bueno hacerlo con inmediatez, precipitación y con el curso empezado», ha creído.

«Lo correcto es hacerlo con unos meses de preparación para que en septiembre de 2018 se pueda hacer con mayor tranquilidad; la logística es compleja y los pasos que demos los daremos con la Comisión Islámica que es el interlocutor legal», ha dicho.

Con respecto al debate sobre sacar la religión de las aulas, ha indicado que la libertad religiosa y el derecho a la educación son derechos reconocidos por la Constitución que, en este caso, «se conjugan y están reconocidos con leyes orgánicas»; así que: «Desde el Gobierno de La Rioja no podemos entrar más que en el cumplimiento de la ley, más allá de nuestras creencias particulares», ha dicho.

Para cumplir la ley se tiene que ofrecer a los padres la posibilidad de estudiar, como asignatura, las cuatro religiones asentadas: religión católica, cristianos evangélicos, musulmana y judía. «El Gobierno de La Rioja ha actuado con mucha prudencia porque, hasta fechas recientes, no había una interlocución homologada para estas políticas, y no podíamos arriesgarnos a que la atención que se diera a los niños fuese la que quisieran sus padres», ha dicho en el caso de la religión musulmana.

«Hay que tener en cuenta que dentro de la religión islámica hay muchas sensibilidades y facciones distintas; y, en ese sentido, de nada hubiese servido que hubiésemos satisfecho lo que pedía una facción y por ejemplo familias que lo solicitaran no ver satisfecho su interés por ser de la facción contraria», ha relatado. Ahora mismo, ha dicho, ya hay un currículum establecido que da las garantías; pero, hasta ahora no «se había propiciado» porque «la Comisión Islámica tenía que tener sus deberes hechos».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...