El Ayuntamiento de Granada, gobernado por el PSOE, promueve la instalación de belenes en los centros escolares

El gobierno municipal de Granada, ahora en manos del PSOE no ha cambiado en muchos aspectos respecto al PP. Así se mantiene la presencia del alcalde en procesiones (Corpus, Virgen de las Angustias,…) participación en actos religiosos (misas, votos de la ciudad a entes religiosos,…) medalla y honores a vírgenes, cristos,… subvenciones a cofradías, promoción de altares con motivo del Corpus, exenciones del IBI a locales lucrativos de la iglesia católica o la promoción de belenes.

Para ello monta un belén municipal en el patio de la casa consistorial, generalmente bendecido en el acto inaugural, y al que se invita a los centros escolares para su visita guiada.

Ahora se convoca un concurso para promover su instalación en los propios centros escolares de la ciudad. En las bases, enviadas a los centros, se dice:

«Con motivo de la celebración de las Fiestas de Navidad, el Excmo. Ayuntamiento de Granada, a través de la Concejalía de Derechos Sociales, Educación y Accesibilidad, convoca como en años anteriores un Concurso de Belenes Infantiles y Adornos Navideños, con objeto de promover la creación e instalación de Belenes en los centros educativos de la ciudad con la participación de los y las escolares de los mismos.

Podrán participar en el presente concurso aquellos centros docentes ubicados en el término municipal de la ciudad de Granada.

En este concurso de Belenes Infantiles y motivos navideños, se considerarán como tales aquellos realizados por niños y niñas de hasta 14 años de edad, de centros educativos de la ciudad de Granada. Una persona mayor puede encargarse de proporcionarles cierta dirección pero sin influir en exceso en su libertad de imaginación y fantasía.
Se valoran positivamente en todos los casos la creación artística, originalidad, diseño, ingenio, los materiales utilizados, el uso de elementos reciclados, el esfuerzo y la laboriosidad en la ejecución de las obras.»

El concurso cuenta con un premio de 400 euros, otro de 250, un tercero de 150 y dos menciones de 125 euros.

Una vez más el confesionalismo institucional en los ayuntamientos lleva a promocionar celebraciones religiosas, en muchos casos enmascaradas como «tradicionales o culturales», cuando se trata de la promoción de hechos y creencias religiosas. Un belén no son cuatro figuras, es la exaltación del nacimiento de Cristo, de una madre «virgen», adorado por pastores y reyes, nacimiento del mesías salvador del mundo y sus pecados,…

Se agrava esta vulneración de la aconfesionalidad municipal por tratar de introducir estos elementos religiosos entre personas menores de edad, lo que conlleva a una forma de adoctrinamiento encubierto o expreso, y en el ámbito de otra institución pública, la escuela, que debe estar libre de esa catequesis religiosa. Da igual que sea el belén, como el ramadán o cualquier otra celebración de carácter religioso, que pertenece al ámbito privado y personal sin injerencia de las instituciones públicas, sea para promoverlas o denigrarlas.

No parece en modo alguno que corresponda entre las funciones municipales la promoción de estas creencias, que cada cual es muy libre de creer o no, pero ante las que una institución pública debe ser neutral y quedar al margen de las mismas, y más de su promoción.

Las imágenes del belén municipal en 2016 son clara muestra de lo expuesto anteriormente.

Lamentablemente no se trata de un hecho aislado, la exposición y promoción de los belenes se extiende por gran número de ayuntamientos y centros escolares.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...