El aniversario de la coronación de la imagen de los LLanos y el nacional catolicismo

Con todo respeto y, si me lo permiten, soy uno más de los ciudadanos y ciudadanas, de todas las edades, que no se sienten vinculados a la iglesia católica y al 50 aniversario de la coronación de la imagen de los Llanos, bien por pertenecer a otras iglesias o por no son creyentes (agnósticos, indiferentes, ateos…) o simplemente ser deístas, que aun admitiendo la existencia de un dios creador, niegan la revelación y no participan de los boatos, liturgias, simbología y dogmas de fe de las jerarquías de las iglesias.
 
Pues bien, a las autoridades civiles hay que recordarles que tengan presente que ninguna confesión tendrá carácter estatal, según el artículo 16.3 de la Constitución (una cosa es colaborar y otra muy distinta participar como Institución Pública).  Y a los señores representantes del Vaticano en Albacete, que no todo el pueblo participa de sus fiestas, celebraciones y boatos, aunque se empeñen en ello, cuando hablan y se manifiestan en nombre de toda la ciudadanía, a través de carteles, actos, cartas y haciendo uso de dineros, medios y espacios públicos.
 
No todos comulgamos con sus legítimas celebraciones. Por ello deberían de hablar sólo en nombre de los católicos y/o partícipes de sus fiestas. Que no se crean ustedes: NO son tantos y lo saben (aunque en la  liturgia del día 28 reúnan a varios miles de personas-hagan cuentas).  En estos tiempos, a pesar de estos fastos, en el seno de la jerarquía católica hay mucha preocupación, porque la doctrina, los dogmas, los mandatos infalibles…  tienen un seguimiento muy limitado y por ello, de nuevo, pretenden una re-evangelización, exigiendo a fieles y al sacerdocio combatir la creciente secularización, hasta con la propia vida, si fuera necesario, mientras “alertan” de lo que denominan (erróneamente) un laicismo radical, cuando el laicismo es la esencia misma de la democracia y el ideal laico no combate ninguna religión, sino que exige el respeto a todo tipo de ideas y creencias, sin que haya prelación de unas sobre otras.
 
No se crean ustedes, si todavía hay muchas celebraciones litúrgicas en el seno de la iglesia católica, como bodas, comuniones, bautizos…etc. es porque tienen más que ver con costumbres ancestrales  de carácter pagano y social, que con la fe católica. Y ustedes lo saben. Los últimos estudios de opinión son contundentes, entre la ciudadanía española de todas las edades… Pero si extraemos la opinión de los jóvenes entre 18 y 30 años, la cuestión para la jerarquía católica y sus dogmas de fe, es demoledora: Tan sólo un 10% se declaran católicos practicantes, el 39% católicos no practicantes y/o deístas, el 21% ateos, el 25% indiferentes y agnósticos, el 3% de otras confesiones religiosas y el 2% no contestan (fuentes: CIS y Fundación Santa María 2005). Es lógico, desde hace años la jerarquía católica está totalmente alejada de la sociedad civil, de las relaciones humanas, de la igualdad entre hombres y mujeres, de los avances científicos, de las relaciones afectivo-sexuales, del renovado papel de las familias, incluso de las opiniones de sus propios curas y feligreses de buena fe.   Afortunadamente en la actualidad, en España, no existe conflicto religioso, por más que se empeñen ustedes en lanzar panfletos contra medidas legítimas del Parlamento o actuaciones ciudadanas o gubernamentales, que no les interesan.
 
Pero siguen ahí ustedes, erre que erre, intentando aferrarse al ideario nacional católico que tantos privilegios les ha proporcionado y aun tienen, intentando hacer invisible al resto de la ciudadanía, como ocurría en la época de las sombras, y ello con la complacencia y la complicidad de una parte de los poderes públicos y de algunos políticos… allá ellos.
 
Desde Europa Laica reivindicamos el librepensamiento y la racionalidad, como alternativa al modelo confesional católico, que trata de aferrarse al pasado, con estas y otras celebraciones. Que en mi modesta opinión deberían de ser más íntimas y más humildes.
 
Mientras todo este boato se organiza en Albacete, mientras se encienden las luces festivas en las calles, se preparan himnos, cánticos y, quizá, la suelta de palomas: Los poderes públicos niegan apoyos a otro tipo de iniciativas legítimas al margen de lo religioso y a modo de macabra anécdota, en un pueblo de Madrid, las fuerzas de orden público en nombre del Estado, presuntamente, han vejado, agredido, insultado y detenido a dos muchachos por exhibir la histórica y legítima bandera republicana, vulnerando así el derecho a la libertad de expresión, que es un derecho universal, aunque haya sido en presencia de sangre regia.
 
Fco Delgado Ruiz. Vicepresidente de Europa Laica, en nombre de la junta directiva, de los asociados y de los simpatizantes

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...