El alcalde (PSOE) de Quesada (Jaén en la procesión y romería de la Virgen de Tíscar

La romería en honor a Nuestra Señora de Tíscar, patrona de Quesada, llegó a su punto más álgido ayer con la procesión de la imagen por los bellos parajes que rodean el santuario serrano. El día más importante para los quesadeños llegó, y con él una gran cantidad de sentimientos, emociones y celebraciones que hicieron de las fiestas dedicadas a la Virgen unos días inolvidables.

El domingo, un poco más tarde de la hora acordada para la salida de la procesión —la una y media—, las campanas del santuario comenzaron a repicar con fuerza, indicando a todos los que estaban esperando en las inmediaciones del santuario que era el momento que tanto habían estado esperando. Su patrona por fin salía a la calle.

La procesión, que bajó desde la ermita hasta la antigua carretera de Pozo Alcón y volvió a subir por el lado contrario, duró alrededor de una hora y media. Un momento especialmente emotivo fue cuando la imagen salió del túnel de piedra, situado en la misma carretera. Durante el recorrido, tanto los fieles como la patrona, estuvieron acompañados por la banda de música del municipio.

El párroco, Bartolomé Pérez, el hermano mayor de la cofradía, Antonio Navarrete, el alcalde de Quesada, Manuel Vallejo Laso, junto con hermanos mayores y algunos directivos, fueron algunos de los que acompañaron a la imagen en la procesión. A pesar de que el calor se hizo notar, algunas mujeres incluso llevaron paraguas para cubrirse de él, el suave viento ayudó a que este fuese mucho más llevadero y es que, ayer, las temperaturas quedaron en un segundo lugar, para dejar como principal protagonista a la Virgen de Tíscar, en un ambiente de festividad, devoción y alegría que inundó toda la comarca del Alto Guadalquivir.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...