El alcalde de Lucena (PSOE) y numerosos miembros de la Corporación municipal reciben a la Virgen de Araceli

Centenares de personas subieron ayer a la Sierra de Aras para acompañar la solemne procesión de bajada de la Virgen de Araceli, patrona de Lucena y del campo andaluz. Hacia las tres de la tarde salía desde el santuario el paso procesional, que fue llevado a hombros por una cuadrilla de santeros mandada por Francisco Aguilera.

La comitiva estuvo acompañada por una multitud de devotos que en distintos tramos echaron una mano a los santeros y vieron colmada su ilusión de llevar sobre sus hombros el paso de la Virgen, aunque solo fuera por unos instantes. Junto a ellos estaban el hermano mayor de la Real Archicofradía, Rafael Ramírez Luna, acompañado por los miembros de su junta de gobierno y numerosos cofrades.

Hacia las seis y media de la tarde, la procesión se iba acercando a Lucena en una jornada con un cielo cubierto de nubes, y con momentos puntuales de incertidumbre ante la amenaza de lluvia. La jornada animó a centenares de personas a acercarse hasta las inmediaciones de la Puerta de la Mina y la Era del Santo para dar la bienvenida a la patrona de la localidad. En este lugar, como manda la tradición, esperaban a la comitiva procesional las autoridades locales, encabezadas por el alcalde de Lucena, Juan Pérez, así como numerosos miembros de la Corporación municipal y las camareras de la Virgen. También en este punto se incorporaron al cortejo la Banda de Música de Lucena, dirigida por Miguel Angel Gómez Moreno, y la Agrupación Musical del Santísimo Cristo de la Humillación-Servitas. Conforme el paso se acercaba al casco urbano arreciaban los cánticos aracelitanos y los entusiasmados vivas a la Virgen entonados por personas de todas la edades y se produjo el también tradicional relevo de la Aracelitana Mayor, Araceli Muñoz Ruz, y su corte de honor, formada por Vanesa Pino Mangas, Araceli Pozo Pérez, Macarena Blázquez García, Araceli Moreno Ruiz, Rosa Cantero Ocaña y Paula Morales Beato. En el desfile participaron también las cuadrillas de santeros del primer domingo de mayo y de la subida, con sus respectivos manijeros, Francisco Contreras y José Torres Tenllado.

Desde la Puerta de Mina, la procesión inició su entrada triunfal en la ciudad, pasando por su casa museo en la calle Maquedano y accediendo a la Plaza del Coso. En todo el recorrido se había congregado una multitud ansiosa de poder ver a una imagen que despidieron el pasado año a primeros de junio en la romería de la subida. Minutos después la procesión entraba en la parroquia de San Mateo, donde se interpretó el himno aracelitano.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...