Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

[EEUU] Católicos contra la Constitución

En Estados Unidos, cada vez más la izquierda secular y la derecha religiosa están involucradas en una guerra cultural que gira en torno a la sexualidad, el género y la raza, donde la política ya no es negociable. Cuando eso sucede, las instituciones comienzan a desmoronarse y el escenario está listo para los demagogos carismáticos y la política de la violencia.

Según una encuesta del Pew Research Center de marzo de este año, el 61% de los estadounidenses cree que el aborto debería ser legal en la mayoría de los casos. Aun así, la Corte Suprema de los Estados Unidos anuló el derecho constitucional al aborto establecido en su decisión Roe versus Wade de 1973.

No es de extrañar que la reacción haya sido feroz. Una congresista demócrata, Alexandria Ocasio-Cortez, pidió que dos jueces de la Corte Suprema fueran acusados por mentir bajo juramento durante sus audiencias de confirmación en el Senado. Comentaristas en pánico advierten sobre el fin de la democracia en los Estados Unidos. Otros culpan a la misoginia y la “masculinidad teatral”.

Se presta menos atención a un elemento importante en el debate sobre el aborto en Estados Unidos: el ascenso constante en la vida pública estadounidense de una corriente profundamente reaccionaria del catolicismo. Por supuesto, los católicos no están menos divididos que nadie en muchos temas, incluido el derecho al aborto.

Los católicos liberales, como el presidente Joe Biden y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, así como muchos del aproximadamente 50% de los católicos que votaron por los demócratas, apoyan el derecho constitucional al aborto. Lo mismo ocurre con la jueza Sonia Sotomayor, una de los tres liberales de la Corte Suprema. Pero cinco de los nueve jueces de la Corte Suprema se adhieren a un catolicismo ultraconservador que sostiene que incluso un embrión tiene alma y, por lo tanto, es sacrosanto.

Samuel Alito, quien escribió la opinión mayoritaria que anuló a Roe, citó al jurista inglés del siglo XVII, Matthew Hale, quien consideraba que el aborto era un asesinato (también creía en las brujas). Tales puntos de vista están lejos de la corriente principal de la vida estadounidense contemporánea. Pero los católicos radicales, porque eso es lo que son, han sido una fuerza impulsora detrás de la causa contra el aborto durante casi medio siglo.

Incluso los protestantes conservadores apoyaron el resultado de Roe en ese momento. La Convención Bautista del Sur declaró en 1973 que “la libertad religiosa, la igualdad humana y la justicia son promovidas por la decisión del aborto de la Corte Suprema”. Y, sin embargo, una década más tarde, los conservadores evangélicos, temerosos de que una ola de secularismo progresista amenazara instituciones tan queridas como los colegios cristianos segregados racialmente, comenzaron a hacer causa común con los católicos radicales. Roe se convirtió en su punto de reunión. Su objetivo común era derribar el muro que separaba la Iglesia y el Estado, tan cuidadosamente erigido por los redactores de la Constitución.

Algunos radicales ahora incluso afirman que la separación de la Iglesia y el Estado nunca fue realmente intencionada. En palabras de la congresista republicana de extrema derecha Lauren Boebert: “Estoy cansada de esta separación de basura de la iglesia y el estado que no está en la Constitución”.

Pero las cosas se están moviendo rápido. Solo unos días después de revocar Roe, la Corte Suprema decidió que un entrenador de fútbol en el estado de Washington debería tener derecho a realizar reuniones de oración posteriores al juego en su escuela secundaria pública. Esto también es una ruptura con el precedente que prohíbe la expresión religiosa, como un asunto privado, de instituciones públicas como las escuelas.

Los radicales apelan a la “libertad religiosa”. Si un entrenador de fútbol quiere rezar en los partidos de fútbol, rodeado de jugadores que tal vez no deseen invitar a su desaprobación, solo está ejerciendo su derecho a la libertad de expresión y creencias religiosas.

Pero la separación entre Iglesia y Estado, al menos en las democracias mayoritariamente protestantes, como Estados Unidos, tenía como objetivo precisamente defender la libertad religiosa. Mientras que la noción francesa de laicité estaba destinada a evitar que el clero católico interfiriera en los asuntos públicos, la Constitución de los Estados Unidos fue diseñada para proteger a la autoridad religiosa de la intervención estatal, y viceversa.

Una de las razones por las que las élites protestantes de Estados Unidos desconfiaban de los católicos hasta no hace mucho tiempo, aparte del sentimiento esnob antiirlandés o antiitaliano, era el temor de que los católicos fueran más leales a su fe y, por tanto, a la autoridad del Vaticano, que a la Constitución de Estados Unidos. Es por eso que en 1960, mientras hacía campaña para presidente, John F. Kennedy tuvo que enfatizar su creencia “en una América donde la separación de la Iglesia y el Estado es absoluta, donde ningún prelado católico le diría al presidente (si fuera católico) cómo actuar…”

Lo que esas élites protestantes temían ahora es una amenaza real. Los radicales católicos y los fanáticos protestantes están tratando activamente de imponer sus creencias religiosas en el ámbito público. Alito, al igual que otros católicos, como el exfiscal general William Barr, ven el laicismo como una amenaza (en palabras de Barr) al “orden moral tradicional”. Es decir, una interpretación estricta del orden moral cristiano. El matrimonio, según Alito, es una “institución sagrada entre un hombre y una mujer”. Un día, y posiblemente pronto, puede decidir revocar la decisión de siete años de la Corte que reconoce el derecho federal al matrimonio entre personas del mismo sexo.

El peligro de inyectar una agenda religiosa en la política o la ley va más allá de erosionar la autonomía de las instituciones seculares. Hace imposible el debate político razonado.

La política no está libre de valores, por supuesto. No hay nada malo con un político, o incluso un jurista, que cree que los valores religiosos importan. Pero hay un problema serio cuando la ortodoxia religiosa triunfa sobre todas las demás consideraciones.

El filósofo israelí Avishai Margalit describió esto sucintamente en su libro Sobre el compromiso y los compromisos podridos. En la “política como economía”, los intereses materiales están “sujetos a negociación, todo es negociable, mientras que, en el cuadro religioso, centrado en la idea de lo sagrado, lo sagrado no es negociable”.

Esta es, entonces, la razón por la cual la política en los Estados Unidos se encuentra ahora en un estado tan peligroso. Cada vez más, la izquierda secular y la derecha religiosa están involucradas en una guerra cultural, que gira en torno a la sexualidad, el género y la raza, donde la política ya no es negociable. Cuando eso sucede, las instituciones comienzan a desmoronarse y el escenario está listo para los demagogos carismáticos y la política de la violencia.

El autor

Es el autor, más recientemente, de The Churchill Complex: The Curse of Being Special, From Winston and FDR to Trump and Brexit.

Copyright: Project Syndicate, 2022

www.projectsyndicate.org

Total
4
Shares
Artículos relacionados
Total
4
Share