¿Cuestión de nómina, cuestión de religión o ambas cosas?

COMENTARIO: Desde Andalucía Laica se viene reclamando a la Consejería la implantación de este horario mínimo establecido en la LOMCE y que además el horario de libre asignación de los centros sólo pueda aplicarse a materias troncales (Lengua, Matemáticas, Idiomas, Ciencias, Sociales). Pero ante todo hay que recordar que la escuela no es el lugar para enseñar el catecismo (católico o musulmán), ni el dimero público está para pagar estos catequistas, y nunca se debió permitir el acceso «privilegiado y eclesial» de este personal.


Vuelve la guerra de religiones al sistema educativo andaluz. ¿Es por la nómina, es por la religión o es por ambas cosas? La reducción del horario lectivo de Religión en Primaria dejaría sin empleo a la mitad de los 2.000 profesores de esta asignatura en centros públicos, según aseguran los afectados, la mayoría de ellos laicos.

Los sindicatos CSI-F, USO, ANPE y Asociación Profesional de Profesores de Religión en Centros Estatales (Apprece), de tendencia en general conservadora, han convocado para este 20 de diciembre en Sevilla una manifestación que partirá desde la Plaza de España, sede de la Delegación del Gobierno central, y alcanzará el Palacio de San Telmo, donde se localiza la Presidencia de la Junta andaluza, para protestar por el “grave problema social y laboral” que, con el desarrollo en Andalucía de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), se cierne sobre los docentes de Religión.

La secretaria de Formación y Comunicación de USO en Andalucía, Antonia Quesada, ha indicado a Europa Press que, asimismo, también se ha iniciado una recogida de firmas, con destino a la Consejería de Educación, Cultura y Deporte, “en defensa del derecho de los padres a elegir educación para sus hijos”. La fecha límite será el 16 de enero, si bien los sindicatos se manifiestan “a la expectativa”, pues “pensamos que la Junta se va a mover rápido”.

UN DERECHO… Y UN EXCUSA

El ‘derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos’ ha sido tradicionalmente el argumento principal para justificar situaciones como la pervivencia de los centros de enseñanza concertada, donde suele ser bastante habitual el incumplimiento, no formal pero sí material, de la gratuidad de la enseñanza financiada con fondos públicos.

Los padres con pocos recursos tienen de hecho vedado el acceso de sus hijos a muchos de esos centros concertados porque, pese a estar sufragados con fondos públicos, imponen de manera subrepticia tasas y complementos –en teoría prohibidos por la ley– que las familias más desfavorecidas no pueden pagar.

Aunque la bandera del ‘derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos’ fue la que más ruidosamente se esgrimió por los sectores conservadores durante el debate constitucional de 1978, con la vista puesta entonces en blindar los centros católicos y la enseñanza de la Religión, progresivamente la reivindicación ha ido derivando hacia el blindaje de la educación concertada.

45 MINUTOS SEMANALES

En opinión de la secretaria de Formación y Comunicación de USO en Andalucía, “se da la paradoja de que el 80 por ciento de los padres siguen eligiendo Religión, por lo que no tiene sentido una medida que supondría la pérdida de sustentos y puestos de trabajo muy reclamados”, ha añadido Quesada.

El conflicto deriva de la propuesta de reducción de la carga lectiva semanal mínima del área de Valores Cívicos/Enseñanzas de Religión, a 45 minutos semanales en todos los cursos de Educación Primaria, tal y como se recoge en la publicación por parte de la Consejería de los Proyectos de Decreto y Orden de Desarrollo de la Lomce correspondientes a esta etapa educativa en Andalucía.

En un comunicado conjunto, las centrales conservadoras argumentan que, a pesar de que la administración autonómica presenta estos proyectos fundamentándolos en la calidad y la educación inclusiva, “una enseñanza de calidad es imposible impartirla en el tiempo que se le ha asignado a esta área”.

“Resulta realmente paradójico parapetarse en la educación inclusiva para marginar a la asignatura, siendo ésta, como hasta ahora, una materia por la que libremente pueden optar los padres”, aseguran.

2.000 DOCENTES, CASI TODOS LAICOS

La principal preocupación del sector es el “drama laboral y familiar” que se cierne sobre más de 2.000 docentes andaluces de Religión, el 97 por ciento laicos, madres y padres de familia, la mayoría mayores de 45 años que han desarrollado toda su experiencia profesional en la enseñanza de esta materia, por lo que se trata de “un colectivo de especial vulnerabilidad y dificultad para su reinserción laboral”.

Si la carga lectiva de este área se reduce al 50 por ciento y este personal sigue sin poder completar su jornada laboral con ninguna otra actividad, “es evidente que sobrarían la mitad de los profesores”, en lo que consideran “un ERE encubierto” como consecuencia de una decisión “fundamentada en posicionamientos ideológicos”.

“Condenar al desempleo a este colectivo, además de desperdiciar una experiencia y dedicación profesional que no debería permitirse un sistema educativo serio, supondría llevar a más de 1.000 familias andaluzas a perder, en la práctica, la esperanza de volver a encontrar otro empleo y no tener en el futuro una pensión digna: si se optara por reducir la jornada a todo el profesorado actualmente en activo, la mayoría tendría sueldos por debajo del salario mínimo”, han lamentado los sindicatos mayoritarios de los docentes de Religión en Andalucía.

¡ES EL EMPLEO, ESTÚPIDO!

Parafraseando la ya célebre expresión del asesor de Clinton durante una campaña electoral, cuando apelaba a la economía como argumento político de primer orden, los profesores parecen decir ¡Es el empleo, estúpido! Éstos han enviado al Ministerio y a la Consejería, “en reiteradas ocasiones”, su rechazo a esta iniciativa, proponiendo otras soluciones. “La postura inflexible y la falta de sensibilidad en ambas administraciones con este grave problema laboral y social, que ellas mismas han originado, nos obliga a convocar movilizaciones”, apostillan.

Las organizaciones sindicales esperan que la Consejería “reconsidere su postura y valore este conflicto como un tema laboral, y no como un debate ideológico sobre la asignatura, que ya ha dejado zanjado tanto la LOE como la Lomce”.

En el asunto también ha terciado la Secretaría Técnica de Enseñanza de los Obispos del Sur (Odisur), que ha hecho un llamamiento a la Junta para “reconducir” la regulación de la enseñanza de la Religión católica en los centros públicos andaluces “de una forma respetuosa con el sentir mayoritario de los padres andaluces y respetando el empleo de los docentes”.

crucifijo aula

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...