«Creer es una ventaja evolutiva»

Tengo 59 años. Nací en Buenos Aires, pero llevo desde los 28 por el mundo y los últimos 15 años en Oxford. Casado, tengo un hijo y un nieto. La destrucción de especies empobrece nuestras vidas. Nuestra ética sí es única: nos preocupa el planeta más allá de nuestra existencia y la de nuestros descendientes. Colaboro con CosmoCaixa. Es director del Laboratorio de Etología de Oxford
 

Junto a sir John Krebs, Kacelnik en su consultora ayuda a empresas a   evaluar riesgos y elabora esquemas de cascada de decisiones que también emplean algunos animales para solucionar dilemas como: ¿Sigo buscando comida (mercados para la empresa) en esta zona o me desplazo? Ponen en
evidencia que a menudo los humanos caemos en pensamientos mágicos. Por   ejemplo: un empleado tiene éxito una vez, y la dirección adopta otra  propuesta errónea suya, porque supone que va a tener éxito siempre. Los zoólogos adiestran a los que toman decisiones con videojuegos y mejoran los canales de distribución interna de la información. Evitan, por ejemplo, que tomen decisiones sólo porque las propone el ejecutivo más seductor.
  - ¿Por qué hemos tenido tanto éxito los humanos como especie?
  - Somos una especie única más. No creo que seamos tan singulares y, además, puede aparecer un virus o bacteria indestructibles, las hay  muchísimo mejor adaptadas que nosotros, y liquidarnos en un tris tras.
  - Pero nuestra inteligencia sí es singular.
  - Tampoco es tan especial. Existen microbios y aves mejor adaptadas.
  - Es usted muy poco humanista.
  - Soy científico. Creo que la realidad es independiente de nuestra percepción y seguirá siendo cuando nuestra especie haya desaparecido. Por eso la estudio de forma empírica.
  - Woody Allen me dijo en esta página: "El universo es indiferente".
  - El universo es. Los humanos sólo somos una contingencia en su devenir, aunque le hayan hecho creer que el universo se preocupa de usted y de nosotros.
  - ¡Qué solos estamos!
  - ¡Cuánto nos queda por aprender! Empezando por la religión. Tendría que  ser estudiada científicamente.
  - Doctores tiene la Iglesia.
  - Lo digno de estudio es cómo cada cultura se inventa una cosmogonía, todas respetables, para explicarse el universo y cómo nos la creemos, incluso algunos energúmenos se matan entre sí por sostener que su invención es más cierta que la del pueblo vecino.
  - La oración mejora el pulso y relaja.
  - Sin duda. El problema es que las religiones son utilizadas también para separarnos y matarnos. Y ese componente irracional y agresivo de las religiones se agudiza a medida que la ciencia va poniendo en evidencia sucarencia de apoyo racional. Kierkegaard decía que la fe se acrecienta ante la evidencia apabullante que demuestra su falsedad.
  - Alguna ventaja tendrá creer.
  - Creer es una ventaja evolutiva, aunque la fe sea un cuento. Si no, la religión se habría extinguido ya...
  -... Y en cambio es la fe la que amenaza con suprimir la evidencia de la evolución.
  - En EE. UU. se impone el creacionismo oficial pese a las apabullantes   evidencias darwinistas, y en el Reino Unido el 40 por ciento de los encuestados no negó la evolución, pero cree en una causa última divina.
  - Le veo preocupado.
  - Lo estoy. La ciencia es cada vez más una isla laica librepensadora rodeada por un mar de creyentes. Sin laicismo no hay independencia  intelectual ni progreso científico.
  - Espero que no moleste a ningún ayatolá.
  - Lo que me entristece es que al final la evidencia empírica y la razón son la excepción y la norma universal es la fe religiosa. Y entonces al oírte explicar lo evidente, la mayoría te dicen sorprendidos: "¡Ah! ¿Es que usted cree en la ciencia más que en Dios?"
  - Acaban de descubrirse especies en Nueva Guinea. ¿No está usted emocionado?
  - Emociona la belleza de un ser adaptado. La diversidad de las soluciones que produce la evolución es fascinante. Piense que se estima que hay unos 25 millones de especies en el planeta y apenas han sido descritos un par de millones. La mayoría permanecen ignotas en los océanos. Casi todo está
por descubrir.
  - ¿Podremos verlas antes de extinguirlas?
  - El hombre reduce el número de especies y aumenta el de ejemplares de unas pocas especies. Cada vez hay más millones de vacas y menos especies de osos, por ejemplo. Esto hace que el sistema tenga menos estabilidad.
  - ¿En qué sentido?
  - Pierde resilencia, la capacidad de recuperar el equilibrio original  tras un trastorno. Hoy liquidamos especies a una velocidad inédita: en años o décadas cuando antes una especie tardaba miles o millones de años en desaparecer. Y lo triste es que nos conformamos con vivir en entornos
pobrísimos con muchísimos ejemplares de muy pocas especies. Nos perdemos vida.
  - ¿Cuáles son esas aves tan listas?
  - Hemos demostrado que los cuervos de Nueva Caledonia son capaces de coger un alambre, material no natural, y doblarlo por su extremo más distante para elaborar un gancho y coger comida con él.
  - ¿Extraordinario?
  - Piense que un ser humano de la edad del cuervo no tiene la inteligencia para hacerlo. Fabricar ese gancho no es un protocolo inscrito en los genes como sí es fabricar un nido. El cuervo se ha encontrado un problema  singular en un instante y fabrica un objeto ad hoc.
  - ¿Y...?
  - Creemos que esos cuervos conocen las leyes físicas de un modo que no conoce un humano que va en bicicleta y no sabe por qué mantiene el equilibrio.
  - Bichos espabilados.
  - Tienen noción del otro. Un cuervo que entierra alimento observado por otro, lo cambia de lugar cuando el otro se ha ido.
  - Por si acaso.
  - Lo fascinante es que sólo los cuervos que roban la comida escondida de los otros la cambian cuando les observa un congénere.
  - ¡Menudos pájaros!
  - Estamos descubriéndolos. Entreviste usted a la doctora Pepperberg y a su loro Alex.
  - ¿Al loro también?
  - Pregúntele a Alex en qué se diferencian dos objetos y dirá "la forma".  Enséñele otros dos y acertará de nuevo al decir "el color".
  - Algún humano dudaría.
  - Un chimpancé esquiva un tubo para que un plátano no le caiga dentro.  Aunque le des la vuelta al tubo, sigue esquivándolo.
  - No entiende la gravedad, pobre mono.
  - Eso creíamos. Pero resulta que los humanos sometidos al mismo  experimento... ¡También seguían esquivando el tubo!

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...