Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Construcción mezquita abre debate sobre Islam en Polonia

En un espectáculo familiar en algunos países de Europa occidental pero nuevo para Polonia, decenas de manifestantes protestaron en un suburbio de Varsovia hace unas semanas por la construcción de una mezquita.

Los planes de la pequeña comunidad musulmana de Polonia de construir un lugar de oración y centro islámico chocan con una oposición que indica que las preocupaciones sobre el Islam podrían están extendiéndose hacia el este, abarcando a un Estado incondicionalmente católico de la Unión Europea.

Entre 15.000 y 30.000 musulmanes, muchos inmigrantes de Chechenia, viven en Polonia , el mayor Estado ex comunista de la UE donde más del 90 por ciento de sus 38 millones de habitantes se declaran católicos.

Unas 150 personas protestaron frente a la obra en construcción, a media hora de auto del centro de la ciudad, donde la Liga Musulmana, una organización religiosa establecida en Polonia en el 2004, está construyendo lo que será la quinta mezquita del país aprobada por el Gobierno.

"Tales centros a menudo son fuentes de radicalización", dijo un manifestante, que estaba feliz de aparecer en cámara pero no dio su nombre.

El hombre portaba una pancarta que mostraba minaretes como misiles, semejantes a una descarnada imagen usada en un referendo en Suiza cuando los electores decidieron prohibir nuevos minaretes.

Otros cantaban "No repitamos los errores de Europa" y "La tolerancia ciega mata al sentido común", exigiendo que los países musulmanes respeten los derechos de las mujeres y la libertad de culto.

"Mire lo que está pasando en Europa, no quiero que a mi hija la fuercen a usar una burqa en el futuro", dijo un manifestante sobre el velo que cubre a las mujeres de pies a cabeza, el cual es objeto de un feroz debate en Francia.

Una comisión legislativa de Bélgica prohibió hace un par de semanas el uso en lugares públicos de la burqa y el niqab, una prenda en la que sólo se ven los ojos de una mujer.

"Viví en una ciudad en Polonia donde había iglesias, una sinagoga y una mezquita y eso estaba bien. Pero si voy a Arabia Saudita, no puedo usar mi medallón y las iglesias donde podría rezar están prohibidas", sostuvo una mujer en la protesta.

¿PONERSE AL DIA?

Esas quejas son frecuentes en países de Europa occidental, que en las últimas décadas han recibido un influjo de musulmanes, convirtiendo al Islam en la segunda religión en muchas naciones. Se estima que la población musulmana de Europa asciende a entre 15 y 18 millones.

El referendo de fines del 2009 en Suiza fue la instancia más clara de rechazo al Islam, pero Alemania y Francia además tienen disputas sobre la construcción de minaretes y mezquitas, o el uso de velos musulmanes.

"El problema visto en Francia, Alemania u Holanda llegará a Polonia porque se está modernizando, poniéndose a la par de la UE occidental y más atractiva para los inmigrantes de las partes más pobres del mundo", dijo el profesor Zbigniew Mikolejko, de la Academia Polaca de Ciencias.

"Recibiremos a muchos musulmanes pobres del Cáucaso Norte. De modo que estas protestas resaltan un temor sobre el futuro, un conflicto potencial. Ahora no hay riesgo por supuesto, pero muestra que la gente espera que este problema llegue", explicó a Reuters.

Hasta la Segunda Guerra Mundial, Polonia era una sociedad multi cultural donde católicos, judíos y griegos ortodoxos coexistían a pesar de cierto antisemitismo.

La mayoría de los judíos polacos, gitanos y otras minorías fueron exterminadas bajo la ocupación nazi.

Los sobrevivientes a veces padecieron la opresión del sistema comunista instaurado en Polonia después de la guerra.

A veinte años de la caída del comunismo, Polonia sigue siendo un país mayormente homogéneo de eslavos católicos, aunque en la capital y otras grandes ciudades viven más y más extranjeros y hay algunas zonas donde se concentran minorías.

Los musulmanes tártaros han vivido durante siglos en áreas del noreste y están completamente asimilados ya. Esto, sin embargo, no es el caso de los inmigrantes del Cáucaso Norte.

"Esta migración de musulmanes pobres comenzó a llegar en la década de 1990 cuando Rusia libró la primera guerra allí. Los chechenos se asentaron en comunidades cerradas en zonas de Polonia dominadas por la estrechez mental y así fue que los primeros problemas comenzaron allí", dijo Mikolejko.

"Ahora también están viniendo empresarios de clase media de países musulmanes", sostuvo, agregando que los tres grupos de musulmanes tendían a vivir separados.

Hasta que se termine el nuevo complejo, sólo hay una mezquita para los 10.000 musulmanes que se estima viven en Varsovia, con lugar para sólo 200 personas.

"Pensamos que el centro cultural es necesario para Polonia, tanto para su comunidad musulmana como para los no musulmanes", dijo a Reuters Samir Ismail, líder de la liga musulmana.

Además de la mezquita, que tiene previsto contar con un pequeño minarete, el recinto tendrá además una galería de arte, una biblioteca y un restaurante y organizará clases para niños y encuentros de diálogo religioso, indicó Ismail.

La organización ha recaudado fondos de patrocinadores en Qatar, Arabia Saudita y también en Polonia.

"No hay motivo para detener la construcción", aseveró Ismail, quien llegó a Polonia desde Kuwait para estudiar en 1986, trabaja como pediatra, tiene ciudadanía, una esposa polaca y cuatro hijos.

(Editado en español por Marion Giraldo)

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Leer más

El rompimiento del mundo de los humanos

Qué le sucede a la humanidad cuando las personas empiezan a leer la realidad como leen la Biblia…
Total
0
Share