Capilla en el Hospital Universitario Sant Joan de Alicante

Los Acuerdos concordatarios con la Santa Sede y los convenios, como el de asistencia religiosa en todos los hospitales públicos, que se firman posteriormente imponen la existencia de capellanes, capillas, despachos, residencia… todo con cargo al erario público.

En concreto el acuerdo sobre Asistencia Religiosa Católica en Centros Hospitalarios Públicos, data de 1985 durante el gobierno de Felipe González (PSOE) y establece una dotación de capellanes en la nómina de las Administraciones Públicas y locales adecuados:

«Artículo 3.

El servicio de asistencia religiosa católica a que se refiere este Acuerdo dispondrá de los locales adecuados, tales como capilla, despacho y lugar para residir o en su caso pernoctar, y de los recursos necesarios para su prestación.»

Pero también es preciso dejar claro que tales privilegios no pueden llevar a que el capellán interfiera en la atención médica, la utilice o se persone sin aviso. Ya que la asistencia se ha de limitar a los pacientes católicos, que se desconocen, salvo que expresamente lo quieran manifestar o a quienes lo soliciten, por tanto siempre ha de ser a petición.

Artículo 2.

Con esta finalidad en cada centro hospitalario de los mencionados en el artículo precedente existirá un servicio u organización para prestar la asistencia religiosa católica y atención pastoral a los pacientes católicos del centro. Este servicio estará también abierto a los demás pacientes que, libre y espontáneamente, lo soliciten.

Europa Laica viene planteando la derogación del Concordato y sus Acuerdos, Convenios,… así como los firmados también con evangélicos, musulmanes y judíos.

Puede ver el texto completo de este Acuerdo sobre asistencia religiosa católica en centros hospitalarios.

Aquí unas imágenes del Hospital Universitario Sant Joan de Alicante:

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...