«Buena suerte. Si algún día decides regresar que sepas que Dios te acogerá en sus brazos»

268.873 personas fueron bautizadas en 2012 (frente a las 301.330 que lo fueron en 2010)

COMENTARIO: Aunque depende del obispado concreto donde se reside, que es el encargado de tramitarla. Actualmente lo único que conlleva es una anotación marginal en el libro de bautismo con la fecha de haber apostatado, sin que se eliminen todos los datos (Sentencia del Tribuna Supremo que considera libros históricos y no bases de datos los Libros de Bautismo) tal como nosotros pedimos.

Tramitación más rápida:

Lo más rápido es preparar una partida de bautismo (hay que pedirla en la parroquia donde te bautizaran), llamar al obispado donde residas y pedir una cita-entrevista para apostatar, llevar el formulario (o rellenar el que tengan allí), copia del DNI y la partida. En ese acto te cominucan los efectos de la apostasía, comprueban tu identidad y se formaliza el abandono de la iglesia católica. De esta manera en una sola visita se resuelve todo. Al poco tiempo se recibe la comunicación de haber apostatado.

Trámite normal, más lento:

Se rellena un modelo de carta/renuncia y se envía, por correo certificado, o se entrega en la sede de la diócesis (obispado/arzobispado) en la que se resida (según las últimas normas de la Conferencia Episcopal para facilitar la identificación) y adjuntando una fotocopia del DNI, la mayoría de las diócesis piden igualmente una partida bautismal, aunque ellos tienen esa información.
Posteriormente la diócesis enviará un documento con las consecuencias religiosas de la apostasía (las lógicas: no poder recibir sacramentos, ni tener ceremonias religiosas,…), aunque últimamente la mayoría te citan para que te persones en la curia. Allí comprueban tu identidad y una vez informado de esas consecuencias, te das por enterado y al cabo de unos días, variables según la diócesis, te remiten un escrito confirmando tu apostasía. Hay obispados como Valencia que se limitan a comunicarte que la apostasía es un acto personal de tu conciencia y que ellos se limitan a darse por enterados de tu decisión. Ambas comunicaciones son válidas como reconocimiento de la apostasía.
Más información en: 

Por qué y cómo apostatar


Entre el 57% y el 63% de los niños que nacen cada año son bautizados en España al poco de nacer. Se trata de una ceremonia sencilla, tras la que el niño o la niña queda inscrito en el registro de la Iglesia y pasa "a formar parte de esta comunidad religiosa". Realizar el camino a la inversa, apostatar, borrarse de los registros eclesiásticos, no es tan sencillo. Es un trámite largo que acaba por agotar al interesado.

David tiene 28 años y hace dos que apostató (abandonar la Iglesia). Tenía clara su decisión así que hizo todos los trámites para poner fin «a esa relación impuesta» que mantenía con la Iglesia. Se acercó a la parroquia donde fue bautizado y después acudió al arzobispado de su provincia. Allí se reunió con el Secretario del Obispo que intentó hacerle  «cambiar de opinión» instándole «a recapacitar».

Este joven vitoriano no echó marcha atrás y firmó el documento. El Secretario le aseguró que «si algún día decides regresar, que sepas que Dios te acogerá en sus brazos». David considera que «sus valores están regidos sólo por sus propias decisiones». Él, como la gran mayoría de los españoles, fue bautizado nada más llegar al mundo.

Como David, miles de personas (la cifra exacta no está publicada) han tomado la decisión. Apostatar es, según el diccionario de la Real Academia Española, negar la fe de Jesucristo recibida en el bautismo”. Este último es el primero de los sacramentos marcados por la Iglesia católica y bautizar significa 'sumergir' (del término griego baptizein). Significa, pues, la entrada en la Iglesia de un individuo.

La mayoría de los bautizos se llevan a cabo en los primeros meses de la vida y, por tanto, la decisión de su realización corre a cargo de los padres. El recién nacido carece de conciencia lógica para decidir. Según el catedrático de Derecho Eclesiástico Javier Martínez Torrón, «la recepción del bautismo la pronuncian los padrinos en nombre del niño y por encargo de los padres».

«El bautizo temprano es contrario al Cristianismo»

En opinión de Luis Vega, presidente de la Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores (AMAL), el bautismo tan temprano es «un abuso de autoridad de los padres y de un condicionamiento para el individuo desde el nacimiento a través de la filosofía del cielo y el infierno».

Como uno no elige bautizarse, de adulto puede desear no haber sido bautizado y renunciar a su entrada en la Iglesia. Así surge la idea de apostatar. Llegado el uso de razón «la persona se da cuenta que aquel mundo de creencias iniciado en el bautismo no forma parte de su estructura vital. Fueron creencias impuestas y, por tanto, no asumidas libremente», señala Juan José Tamayo, profesor de Teología de la Universidad Carlos III de Madrid.

La paradoja, dice, es que el bautismo en un recién nacido es “contrario a los orígenes del Cristianismo” ya que lo normal era que aquél se hiciera en la edad adulta. Para Tamayo, «además esa práctica general del bautizo cuando uno es bebé es contraria a la propia persona. Lo mejor es decidir con capacidad racional, alcanzada la mayoría de edad y con absoluta libertad».

La teología cristiana

Según el Catecismo (1213): "El santo Bautismo es el fundamento de toda la vida cristiana, el pórtico de la vida en el espíritu y la puerta que abre el acceso a los otros sacramentos. Por el Bautismo somos liberados del pecado y regenerados como hijos de Dios, llegamos a ser miembros de Cristo y somos incorporados a la Iglesia y hechos partícipes de su misión”.

Desde esa perspectiva el bautismo es el nacimiento de una nueva vida, sobrenaturar, que complementa la vida natural. «De ahí el interés en que una persona, cuanto antes, reciba la acción divina (interior)», cuenta Martínez Torrón, quien, en cualquier caso, aboga por la libertad individual y el derecho de cualquier adulto a abandonar su fe o convertirse en seguidor de otra religión.

¿Componente político y sociológico?

El profesor Tamayo destaca que la práctica del bautismo a una edad tan temprana guarda «un componente político evidente. Cuantos más niños sean bautizados, de mayor número de personas representadas por la Iglesia podrán hablar los obispos». Así también lo considera David, quien ha apostatado: “Adoptar fieles sin que ellos mismos lo sepan”.

Según la Oficina de Estadística de la Conferencia Episcopal, 268.873 personas fueron bautizadas en 2012 (frente a las 301.330 que lo fueron en 2010). Según los datos del CIS de 2013, casi el 71% de los españoles se considera católico aunque el 61% no es practicante.

Lo que ocurre es que no hay un registro de apóstatas. El objetivo de quienes toman la decisión es que sus datos se borren de los libros de bautismo igual que se tiene derecho a que se eliminen de otros documentos. Sin embargo, el Tribunal Constitucional ya señaló recientemente que esos libros no tienen el carácter de un fichero cualquiera y, por ello, no quedan sujetos a la actual legislación de protección de datos.

Quiero apostatar. ¿Cómo lo hago?

Para Vega, a la hora de apostatar existe «una enorme complejidad burocrática acompañada de trabas por parte de la Iglesia». Los pasos para convertirse oficialmente en apóstata son:

  • Solicitar el certificado de bautismo en tu parroquia.
  • Acudir a un notario para obtener una copia compulsada de tu DNI.
  • Cumplimentar una solicitud mostrando tu deseo de darte de baja de la  Iglesia.
  • Ir al arzobispado de tu lugar de nacimiento y presentar la documentación.

NOTA: Gonzoo se ha puesto en contacto con la Conferencia Episcopal y desde la institución no se han querido hacer declaraciones sobre la apostasía. También ha resultado imposible hablar con un portavoz que hiciera declaraciones sobre el tema desde el Obispado de Alcalá de Henares (sólo se ha hablado con el responsable de prensa que ha hablado de “respeto” a quienes deciden apostatar).

apostasía

Archivos de imagen relacionados

  • apostasía
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...