Ayegui inmatricula la ermita de Montejurra y los dos cementerios

Esta tarde, a las 20.00 horas, se ha organizado una charla con la presentación del libro «Escándalo monumental»

El Ayuntamiento de Ayegui ha puesto a su nombre en los últimos tiempos tanto la ermita de San Cipriano como los dos cementerios municipales tras percatarse hace casi tres años, a la par que muchas otras localidades navarras, de que la Iglesia había inmatriculado varios bienes: la casa parroquial (en el año 1981), la iglesia, el atrio y una dependencia anexa conocida comúnmente como El cuarto de los judíos.

A comienzos de la legislatura (en noviembre de 2007), el Consistorio acordó, por unanimidad de todos los grupos y concejales, adherirse a la Plataforma en Defensa del Patrimonio Navarro. En ese acuerdo se instaba a defender el carácter público de los edificios religiosos y otras propiedades públicas "ante el afán privatizador de la Iglesia".

Además, se acordó iniciar los procedimientos legales para impedir la privatización; proceder a inmatricular como bienes públicos a nombre del Ayuntamiento aquellos bienes que podrían ser objeto de privatización por parte de la Iglesia; e instar al Gobierno de Navarra y al Parlamento Foral a que tomara las medidas necesarias para impedir y revertir la situación.

A partir de la toma del acuerdo, el Consistorio comenzó una labor de recopilación de información sobre la situación de esos bienes tanto en el archivo municipal como en el Registro de la Propiedad de Estella. Con la información en la mano, se registraron a su nombre los dos cementerios (el nuevo y el viejo) y la ermita. Han intentado hacer lo mismo con las antiguas escuelas, situadas encima de la iglesia, pero de momento no han podido. "Existe un problema complejo, en base a la Ley de Propiedad Horizontal, al estar encima de la planta baja, que es propiedad en parte de la Iglesia", señalan fuentes del equipo de gobierno, quienes no entienden, por ejemplo, cómo es posible que el atrio, que "lo ha arreglado y pintado siempre el Ayuntamiento de cara a las fiestas", sea ahora propiedad de la Iglesia.

Al hilo de este asunto, los bajos de la casa consistorial acogen hoy a las 20.00 horas una charla-presentación del libro Escándalo monumental: la privatización de las iglesias, ermitas, casas, tierras y otros bienes públicos de Navarra. Acudirán miembros de la Plataforma.

las claves

· El atrio. Un caso curioso, según el Ayuntamiento, es del atrio, ya que pertenecía al propietario de las antiguas escuelas, situadas justo encima. "Él dejaba paso para poder entrar", dicen. Ahora pertenece a la Iglesia, aunque el Consistorio es el que se encargaba siempre, antes de las fiestas, de pintarlo, arreglarlo e, incluso, de reponer los bancos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...