Autoridades en la misa por las víctimas del accidente ferroviario de Angrois

Gritos de «teatrero» y «sinvergüenza» al presidente de la Xunta a la entrada y a la salida de la Catedral

Una misa en la Catedral de Santiago ha recordado a las víctimas del trágico accidente del tren Alvia en Angrois, en Santiago, en el que hace un año fallecieron 79 personas –meses después murió otro pasajero a causa de las secuelas que le dejó el siniestro– y más de un centenar resultaron heridas.

   En su homilía, el arzobispo de Santiago, Julián Barrio, ante unos 300 asistentes, ha implorado "el consuelo y la serenidad" para las familias de los afectados por el descarrilamiento, además de pedir la recuperación de los heridos y encomendar "al señor" a los fallecidos.

   A la misa, que ha comenzado puntualmente a las 17,00 horas, han acudido, entre otras autoridades, el presidente y el vicepresidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo y Alfonso Rueda, respectivamente; el delegado del Gobierno, Samuel Juárez; la presidenta del Parlamento y su vicepresidente primero, Pilar Rojo y Miguel Ángel Santalices, respectivamente; el portavoz parlamentario del PP, Pedro Puy; el alcalde compostelano, Agustín Hernández, y otros miembros de la corporación municipal.

   Ya pasadas las 18,00 horas, a la salida de la iglesia, dos víctimas del siniestro han recibido a Feijóo a gritos de "teatrero" y "sinvergüenza", además de llamarle "cabrón" y reclamar una "comisión de investigación ya".

   Uno de ellos, Luis Buitrago, cuya hija murió en el tren hace 12 meses, ha explicado después a periodistas que su indignación se debe a que "ni PP ni PSOE quieren saber lo que pasó", y por eso "le echan la culpa únicamente al maquinista". "Pero el maquinista no fue el único responsable", ha aseverado, junto a su mujer Olga.

misa víctimas Angrois Presidente Xunta

Grandes ausencias

El acto, que ha contado con una amplia presencia institucional, ha estado marcado, no obstante, por la ausencia de los vecinos de Angrois, que también han sido reconocidos con la Medalla de Galicia. Los vecinos expresaron en su momento que no acudirían al acto por considerar que el día elegido era una jornada de "homenaje a las víctimas" y "recogimiento", y no de celebración. Además, frente a la plataforma de víctimas Apafas, que ha acudido al acto, la Plataforma de Víctimas Alvia 01455 ha rechazado públicamente la concesión de la medalla, asegurando que no se sienten "héroes" y que "todas las mentiras" descubiertas en el proceso judicial "no pueden maquillarse dando ninguna medalla". 

No obstante, y tras manifestarse en el Obradoiro, un grupo de integrantes de esta Plataforma se han desplazado a las 13.00 horas hasta la Cidade da Cultura para tratar de intervenir en el acto y exponer los motivos por los que rechazan la medalla. Sin embargo, a su llegada se han topado con un cordón policial que les ha impedido la entrada en el recinto. "Pensamos que no nos dejarían, pero no que ni siquiera nos dejarían entrar, con un batallón de policía como si fuéramos terroristas", ha criticado Teresa Gómez Limón, una de las portavoces y diputada del PP en la Asamblea de Madrid.

Además de la Medalla de Oro a las víctimas, en el acto se ha entregado la Medalla de Galicia a los profesionales y voluntarios de la salud, entre los que se encontraban representantes de los profesionales sanitarios del área de Santiago, Urxencias Sanitarias 061-Galicia, Centro de Transfusión de Galicia, Instituto de Medicina Legal, Grupo de Intervención Psicológica en Catástrofes y donantes de sangre. En nombre de este grupo profesional ha intervenido en el acto Julián Álvarez Escudero, profesional sanitario del área de Santiago que, visiblemente emocionado, ha garantizado que no tienen "ningún mérito para recoger esta Medalla", dado que esa jornada los profesionales "hicieron su trabajo, y lo hicieron bien".

Con el recuerdo de las víctimas en la memoria, Julián Álvarez ha recordado el "miedo" que sintió ese día y su trabajo para "curar", "mejorar" la situación de los heridos y "consolar siempre" a las víctimas. Finalmente, ha tenido palabras de reconocimiento para el colectivo de estudiantes de medicina y enfermería que esa jornada colaboraron en las labores de asistencia. También han recibido una Medalla de Galicia los profesionales y voluntarios de los servicios de emergencias y seguridad, entre los que figuraban representantes de Bomberos, Axega, Policía Local de Santiago, Policía Nacional, Policía adscrita a la Comunidad Autónoma, Guardia Civil, Protección Civil y Cruz Roja.

También se ha celebrado una misa a la que han acudido diversas autoridades, entre las que se encontraba el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que ha sido abucheado a su llegada y en el momento de salir. Pasadas las 18 horas –una hora antes había comenzado la eucaristía–, a la salida de la iglesia dos víctimas del siniestro han recibido a Feijóo a gritos de "teatrero" y "sinvergüenza", además de llamarle "cabrón" y reclamar una "comisión de investigación ya". Uno de ellos, cuya hija murió en el tren hace 12 meses, ha explicado después a periodistas que su indignación se debe a que "ni PP ni PSOE quieren saber lo que pasó", y por eso "le echan la culpa únicamente al maquinista". "Pero el maquinista no fue el único responsable", ha aseverado.

La misa, que ha contado con la música de un coro y ha cerrado también un tema musical interpretado por una cantante acompañada por dos músicos, ha tenido a las víctimas de Angrois en el recuerdo desde su inicio, cuando se ha señalado que "cuando una desgracia sonada" como esta ocurre, "todos nos sentimos solidarios y hermanos de los muertos, de los heridos y de sus familias". A continuación, ya en su intervención, el arzobispo Julián Barrio ha saludado "con todo el afecto" a las víctimas y a las autoridades, así como a los obispos, sacerdotes y otros cargos eclesiásticos.

misa víctimas Angrois Xunta

Archivos de imagen relacionados

  • misa víctimas Angrois Presidente Xunta
  • misa víctimas Angrois Xunta
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...