Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Alumnos «progresistas» boicotean «con móviles y bocadillos» una misa en la UB

COMENTARIO: Estudiantes de la Universidad de Barcelona apuestan por una universidad laica, libre de tutelas y privilegios a la igleisa católica como es el caso de mantener espacios para capillas y celebración de ceremonias religiosas dentro de la universidad, como si no hubiese espacios propios para realizarlas.

ABC, fiel a su trayectoria presenta la noticia con toda parcialidad a favor de los pobres estudiantes que no pueden ir a misa en el recinto universitario frente a los "radicales laicistas", los "estudiantes progresistas",… y otros calificativos que pretenden distraer de la verdadera cuestión: ¿Debe haber capillas en las universidades de un Estado constitucionalmente aconfesional?

Para algunos seguimos en la edad media.


El conflicto de la capilla de la Universitat de Barcelona (UB) se recrudece. La tibieza e indefinición de la universidad respecto al problema —se ha limitado a admitir que debatirá el asunto en sus órganos de gobierno— ha hecho que los estudiantes contrarios a la celebración de misas en el recinto intensifiquen sus acciones.
En la última, la más violenta de las realizadas hasta ahora, una cuarentena de alumnos anti-capilla obligaron a interrumpir la liturgia. Los hechos se remotan al pasado día 15 de diciembre, el penúltimo miércoles antes de las vacaciones de Navidad. Al parecer, la Universidad dio órdenes a los agentes de que dejaran entrar en la capilla a todos aquellos estudiantes que lo solicitaran, y estalló el conflicto. Según informaron a ABC portavoces de los estudiantes católicos, una cuarentena de alumnos «progresistas» solicitaron escuchar la misa por lo que les fue permitida la entrada, pero, una vez dentro, se dedicaron a boicotear la ceremonia.
Las citadas fuentes explicaron que los anti-capilla sacaron sus teléfonos móviles y empezaron a hablar, y también abrieron los bocadillos y «se los comieron sin ningún pudor». «Empezaron a armar follón y, sin ningún tipo de respeto, a comer dentro de la capilla», indica P. R. a este diario. El joven, que prefiere no dar su identidad por temor a represalias, asegura que «nunca había visto una falta de respeto más grande». Ante la imposibilidad de continuar con la ceremonia, el sacerdote decidió suspenderla.
«El centro debe intervenir»
«Uno de ellos tuvo la desfachatez de decirme: “Tú comes pan solo —refiriéndose a la Sagrada Forma— y yo lo como con queso—”», explica el joven. Tanto él como sus compañeros, que en la liturgia del día 15 eran minoría (sólo 8 frente a los 40 boicoteadores), piden a la Universidad que tome cartas en el asunto y no permita que «esto vuelva a suceder».
El conflicto se agudizó a mediados de noviembre, coincidiendo con la visita del Papa a Barcelona, aunque se remonta a hace unos meses cuando la UB decisió fusionar las dos Faculades de Economía y Empresariales y trasladó la capilla al primer edificio. La ubicó en la antigua sala dedicada al economista Schumpeter, hasta ahora una aula de estudio. Los estudiantes de la asamblea aseguraron a este diario que era un espacio «necesario» por el que han estado batallando mucho tiempo, aunque su protesta trasciende la reivindicación académica. «Lo que queremos es que dejende hacerse misa en la universidad, porque es pública y laica».
Quieren que el centro rompa su acuerdo con el Arzobispado de Barcelona, que data de 1988, y en virtud del cual se permite la celebración de liturgias en las dependencias universitarias. Por su parte, los alumnos católicos se sienten acosados. «Me siento ofendido y asediado. No es justo que sienta miedo sólo por ser católico», afirma P. R.
El decanato de Económicas prefiere no entrar en el asunto, algo que, según indicó a ABC la decana Elisenda Paluzie, «corresponde a los órganos de gobierno de la UB». El decanato reconoce, no obstante, que hay otras salas de estudio habilitadas en el centro, además de la que ocupa la capilla, en respuesta a la reivindicación de la asamblea. Benedicto XVI se refirió en su reciente viaje a la capital catalana al laicismo agresivo que se manifiesta en ocasiones en nuestro país y lo comparó con el de los «años 30». El de la UB es un ejemplo de esta intolerancia de los anti-católicos.
Desde que se agudizó el conflicto entre estudiantes católicos y «progresistas» hasta ahora, las liturgias se celebraban bajo protección —la seguridad del centro se encargaba de que los alumnos anticapilla no entraran en la misa—. En la penúltima liturgia antes de Navidad, los anticapilla superaron la entrada y boicotearon la liturgia. El siguiente miércoles, (el previo a las vacaciones), la misa se celebró fuera del recinto. Qué pasará mañana está aún por ver. Los católicos están preparados para lo peor.

Archivos de imagen relacionados

  • Univ Barcelona NO capillas

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Total
0
Share