Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Aconfesionalidad y laicismo negativo

Descargo de responsabilidad

Los artículos de opinión o editoriales expresan la de su autor o medio, sin que la publicación suponga que el Observatorio del Laicismo o Europa Laica compartan lo expresado en el mismo. Europa Laica expresa sus opiniones a través de sus:

El Observatorio recoge toda la documentación que detecta relacionada con el laicismo, independientemente de la posición o puntos de vista que refleje. Es parte de nuestra labor observar todos los debates y lo que se defiende por las diferentes partes que intervengan en los mismos.

COMENTARIOS DEL OBSERVATORIO

  • Desde la jerarquía eclesiástica, ante la insostenibilidad de posiciones abiertamente enfrentadas al principio de laicidad del estado en sociedades democráticas, pretenden salvar el clericalismo denominándolo “laicidad positiva” o “laicidad abierta”.
  • El principio de laicidad es único y unívoco, todos sus componentes son imprescindibles y hacen al mismo: igualdad como no discriminación, neutralidad del Estado como no posicionamiento en favor de ni concesión de privilegios a ninguna sistema de creencias particular, y separación del ámbito de lo público y del ámbito de lo privado como concreción de todo lo anterior (y por tanto separación de las Iglesias y el Estado). En definitiva, como dice Enrique Ruizcita el laicismo propugna que el Estado debe ocuparse del interés general, lo común a toda la ciudadanía, sin privilegios a particularismos, y que el espacio cívico social es abierto, ideológicamente plural y ninguna ideología o creencia se lo puede apropiar en exclusiva.
  • Europa Laica promueve la Red de Municipios por un Estado Laico y la promulgación de Reglamentos de Laicidad Municipal, como instrumentos para articular la convivencia en el espacio público.

La regulación de los actos públicos

Resulta llamativo que algunos partidos en Gijón reclamen un reglamento que vele por la libertad de conciencia, un futuro reglamento orgánico de laicidad con el objetivo de establecer un marco municipal. Se trata de un claro oportunismo político. No parece existir en España una aversión hacia la religión, aunque no dejan de producirse profanaciones satánicas y robos sacrílegos en iglesias, conventos, así como insultos y descalificaciones contra el clero, sino más bien se presenta la laicidad como un mero oportunismo por algunos partidos políticos. De hecho, algunos que han estado en el poder durante varias no han hecho nada para cambiar la situación.

Esta aparente preocupación por la laicidad ha surgido con motivo de la toma de posesión de los ministros actuales. Todos han prometido acatar la Constitución sin la presencia de símbolos religiosos. En la actualidad, no hay ninguna ley que prohíba la presencia de esos símbolos. Por lo que tan desacertado sería forzar a tomar posesión delante de determinados símbolos como impedir que lo hagan. Como no existe ninguna norma que impida a los representantes políticos asistir a celebraciones religiosas. La presencia de símbolos religiosos responde a una tradición que no debe considerarse contra la confesionalidad del Estado, como la presencia de los cargos públicos en actos municipales. El reglamento de laicidad inspirado en la ideología pretende relegar la religión a la esfera de lo privado y sentimental. Se da una clara e interesada confusión entre laicidad del Estado y sociedad laica. La laicidad del Estado está al servicio de una sociedad plural en el ámbito religioso. El Estado aconfesional se sitúa como garante de la libertad, mientras una sociedad laicista implica de facto la negación del hecho religioso, o por lo menos de vivir la fe en sus dimensiones públicas. La laicidad del Estado requiere separación y neutralidad, pero no puede suponer ni pretender en ningún caso hacer que la sociedad sea laicista. Como afirma el Papa Francisco, la laicidad positiva del Estado reclama una correcta relación entre religión y sociedad, razón y fe y si fuera necesario purificarse de los extremismos ideológicos.

El Estado español no es laicista, sino aconfesional, es decir, que ninguna confesión religiosa es gubernamental. Como defiende el Papa Francisco, el Estado debe ser aconfesional, porque la confesionalidad estatal causa males y están en contradicción con la Historia. La laicidad positiva supone que la Iglesia católica en su misión esencial anuncia el evangelio en libertad e independencia de los poderes civiles, pero en colaboración con el Estado para conseguir el bien común, laicidad negativa.

Total
2
Shares
Artículos relacionados
El obispo Munilla, durante la confirmación de su cargo en la Concatedral de San Nicolás. Foto: Jose Navarro
Leer más

Un obispo convertido en pirómano

Por si tuviéramos pocos problemas entre manos, en Alicante hay que sumar algunos otros más. Y entre ellos,…
Cuadro de la Inmaculada Concepción, de Murillo. / Museo de El Prado
Leer más

La absurda Purísima

Ni el gobierno más de izquierdas de la historia ha podido mover este festivo injustificable, que refleja una…
Total
2
Share