La Rioja da un primer paso para sacar la religión de actos públicos e instituciones al aprobarse en el Parlamento una moción de Podemos

El Parlamento de La Rioja ha aprobado este jueves (con los votos a favor de PSOE, Podemos y Ciudadanos, en contra del PP) una propuesta en la que pide al Gobierno de La Rioja dar muestras en pro de la laicidad institucional, “en tanto que sea reflejo público de neutralidad real y respeto por las diversas creencias religiosas”.

En concreto, la Proposición No de Ley aprobada (propuesta por Podemos) pide que se promueva que aquellas celebraciones y ceremonias públicas en las que participen los miembros del Ejecutivo presidido por José Ignacio Ceniceros sean aconfesionales.

El Gobierno también deberá trasladar a las instituciones públicas riojanas la opinión del Parlamento de La Rioja respetuoso con la autonomía local, favorable a desarrollar las acciones pertinentes tendentes a conseguir que, tanto en los actos públicos como en las dependencias institucionales, se avance en la adaptación de los mismos a los principios y características propios de la aconfesionalidad.


Texto de la Proposición No de Ley presentada en su día, tal como se publicón en el Boletín Oficial del Parlamento de La Rioja
9L/PNLP-0116 – 0903949-.
Proposición no de Ley en Pleno relativa a que el Parlamento de La Rioja inste al Gobierno riojano a dar muestras en pro de la la icidad institucional, en tanto que reflejo público de neutralidad real y respeto por las diversas creencias religiosas.
Ana Carmen Sáinz Álvarez
Grupo Parlamentario Podemos La Rioja.
A la Mesa del Parlamento de La Rioja Ana Carmen Sáinz Álvarez, portavoz adjunta del Grupo Parlamentario Podemos La Rioja, en nombre y representación del reseñado grupo parlamentario, según lo dispuesto en el artículo 23.4 del vigente Reglamento del Parlamento de La Rioja, ante la Mesa de este órgano legislativo y de conformidad con lo establecido en el artículo 149 y siguientes del precitado Reglamento, presenta la Proposición no de Ley sobre laicidad institucional.
EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
A partir de 1978, la Constitución española supuso, en tre otras, una clara postulación por la igualdad entre personas, por la no discriminación por razón de religión y por la aconfesionalidad.
Tales principios suponen a los poderes públicos una exigencia de neutralidad y, consecuentemente, el establecimiento de modelos de comportamiento institucional alejados de la identificación con tal o cual confesión.
Igualmente, tales postulados conllevan un compromi so público en la construcción de una sociedad de hombres y mujeres iguales y libres, desde el respeto por las creencias religiosas de cada persona, pero también desde el convencimiento de que tales creencias deben permanecer en la esfera de lo privado. O, lo que es lo mismo, que no deben trascender a la actividad pública o institucional por respeto a la pluralidad de creencias y opiniones religiosas.
En efecto, el ámbito de la representación pública es reflejo directo de la diversidad que caracteriza a las sociedades modernas. Es más, la actividad institucional es un ámbito compartido, común y que afecta directamente a personas de todos los credos y de muy diversas formas de pensar. Por ello, debe estar gobernada y presidida por principios y valores de laicidad, dado que son los únicos que garantizan de verdad la igualdad y el respeto a toda la ciudadanía y a sus diversas creencias.
De hecho, los tribunales internacionales han respaldado este planteamiento. Así, el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo ha dictaminado que la presencia de crucifijos en las aulas públicas vulnera el artículo 9 de la Convención de los Derechos Humanos, dado que restringe tanto el derecho a educar a los hijos e hijas en las propias convicciones como la propia libertad religiosa del alumnado.
Por todo ello, desde el convencimiento de que la separación real y efectiva entre las instituciones públicas y las confesiones religiosas constituye una vía decisiva para ejercer las libertades, y de que, en consecuencia, es necesario avanzar hacia la laicidad institucional, el Grupo Parlamentario Podemos La Rioja, presenta la siguiente
PROPOSICIÓN NO DE LEY EN PLENO:
Instar al Gobierno de La Rioja a dar muestras en pro de la laicidad institucional, en tanto que reflejo público de neutralidad real y respeto por las diversas creencias religiosas.
Para ello, al menos:
1. Promoverá que aquellas celebraciones y ceremonias públicas en las que participen sus miembros, en su condición de cargos públicos del Gobierno, sean aconfesionales.
2. Trasladará a las instituciones públicas riojanas (ayuntamientos, comarcas, diputaciones…) la opinión del Parlamento de La Rioja, respetuoso con la autonomía local, favorable a desarrollar las acciones pertinentes tendentes a conseguir que, tanto en los actos públicos como en las dependencias institucionales, se avance en la adaptación de los mismos a los principios y características propios de la aconfesionalidad.
Logroño, 17 de mayo de 2016. La portavoz adjunta del Grupo Parlamentario Podemos La Rioja: Ana Carmen Sáinz Álvarez.
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...