Uruguay: No a la intromisión eclesiástica en la vida del país

Comunicado de asociaciones laicistas de Uruguay ante la intromisión de la iglesia en las decisiones del Parlamento al aprobar la ley del aborto

A la Opinión Pública:

SOBRE LAS REACCIONES DE LA IGLESIA CATÓLICA ANTE LA APROBACION DE LA LEY QUE DESPENALIZA EL ABORTO.

 

INTOLERANTE INTROMISIÓN ECLESIÁSTICA EN LA VIDA POLÍTICA DE LA REPÚBLICA

 

El Poder Legislativo de nuestro país aprobó una Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, la cual despenaliza el aborto bajo ciertas condiciones y brinda un cierto marco normativo y sanitario a las mujeres que decidan interrumpir la gestación.

 

Ante la aprobación de esta Ley, la Iglesia Católica comunicó la excomunión automática de los legisladores, diputados y senadores que votaron la misma, aduciendo que esto supuso impulsar prácticas en contra de la vida. Legisladores que son los representantes del Pueblo – en quien reside radicalmente la Soberanía de la Nación – que los votó en elecciones democráticas y que en uso de su razón y Libertad de Conciencia votaron esa Ley.

 

Ley que aún siendo limitada y en muchos aspectos insatisfactoria, representa un intento, por débil que sea, de crear las condiciones legales y sanitarias que ofrezca a las mujeres un cuadro de seguridad mínimo al momento de tomar una decisión tan difícil como es un aborto.

Simultáneamente, se anuncian por parte de agrupaciones católicas, movilizaciones en contra de esta Ley, las cuales incluyen también manifestaciones en contra de la diversidad sexual. Las manifestaciones en contra de la diversidad de opción sexual y la asimilación de la homosexualidad con una práctica inmoral o a lo sumo a-moral, es contraria el derecho fundamental a la Libertad que consagra y protege la Constitución de la República para todos y cada uno de los ciudadanos y es discriminatoria. Posturas cómo las que asumen hoy los que se oponen a la Ley votada por el Parlamento, los convierte en cómplices de las prácticas abortivas clandestinas y la muerte de mujeres en ellas, así como de las más retrógradas prácticas genocidas de los Estados despóticos y confesionales que sin importar del signo que sean, siempre llevan como distintivo eliminar las libertades individuales y ciudadanas.

Es la reacción trasnochada de quienes añoran las cazas de brujas y las quemas en la hoguera, de quiénes nada dicen sobre los incalificables y múltiples actos de pedofilia probados practicados por miembros de clero, que no dicen por qué no admiten la ordenación sacerdotal de mujeres, o discriminan a los homosexuales no admitiendo la unión de parejas del mismo sexo, ni combaten las crecientes manifestaciones de xenofobia y racismo en muchas partes del mundo.

Los intolerantes no admiten la diversidad, no soportan el panorama multicolor de la sociedad, no admiten otra ‘’Verdad’’ que no sea la suya, como así tampoco admiten la duda que cuestiona su Dogma.

 

Es una forma de pensar y concebir la vida que no compartimos pero respetamos. Siempre y cuando ella no signifique, cómo lo es hoy, una burda intromisión en los asuntos del Estado Republicano y Laico, generando presiones indebidas que afectan la convivencia pacífica y la Democracia.

 

Rechazamos enfáticamente los actos de intromisión en los asuntos de la República de quiénes intentando ejercer un poder espiritual sobre la sociedad – que respetamos y no necesariamente compartimos – ambicionan ejercer el poder terrenal siguiendo las directivas de un Estado extranjero (el llamado Estado ciudad del Vaticano), Estado Pontificio que recibió ese status de manos del Dictador Mussolini.

Por lo pronto nosotros decimos:

• Si a los Valores de Ciudadanía, que son los valores de Libertad, Libertad de Conciencia, Laicidad y Solidaridad desinteresada por el Bien de la Sociedad toda.

• Si a los Valores de respeto a la Dignidad Humana y de integración de la diversidad.

• No a los mezquinos intereses personales o de grupos que pretenden la regresión de las conquistas libertarias, republicanas y laicas para sumir a la sociedad en la oscuridad del odio, la intolerancia y la falta de Libertad.

• No a la intromisión eclesiástica de la vida política del país, presionando al Parlamento de la República con prácticas antidemocráticas inaceptables.
 

20 de Octubre de 2012

ASOCIACIÓN CIVIL 20 DE SETIEMBRE – ASOCIACIÓN URUGUAYA DE LIBREPENSADORES –  APOSTASÍA COLECTIVA DE URUGUAY –  ASOCIACIÓN CIVIL TRAZOS

Archivos relacionados

Archivos de imagen relacionados

  • AULP aborto
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...