Una Iglesia de capa caída

Tres millones de fieles han abandonado el rito religioso católico desde el 2000 El número de sacerdotes ha bajado un 30% en 50 años y los seminarios se vacían

La Iglesia católica está de capa caída. Casi tres millones de españoles han abandonado el rito religioso en los últimos cuatro años y hasta sus propios fieles no siguen su doctrina, especialmente en materia sexual. El número de sacerdotes se ha reducido en un 30% desde 1954 y las congregaciones religiosas han perdido 50.000 miembros desde el final del Concilio Vaticano II (1965). De seguir esta sangría, en una década la Iglesia española puede quedarse sin clientela.
A >> Caída vertiginosa de la práctica religiosa
La Conferencia Episcopal Española sostiene que el 81% de los españoles son católicos, pero el número de practicantes (los que van a misa y comulgan plenamente con la doctrina de la Iglesia) ha caído en tres millones de personas en los últimos cuatro años, para quedarse en siete millones y medio.
Los datos proceden de la última encuesta del CIS (finales del 2003), todavía controlado por el PP. El sondeo revela un descenso vertiginoso de la práctica religiosa: el 47% de los que se dicen católicos "casi nunca va a misa", y sólo el 18% asiste "casi todos los domingos".
A los jóvenes cada vez les interesa menos la religión. Un informe más reciente del Instituto de la Juventud revela que el porcentaje de chicos con edades comprendidas entre los 15 y los 29 años que se declaran católicos practicantes se ha reducido a la mitad y ha pasado del 28% en el 2000 al 14,2% en el 2004.
B >> Menos curas y frailes y conventos vacíos
A la deserción de los fieles se une la huida de los propios cuadros dirigentes eclesiales. En 1954 había en España 22.811 sacerdotes diocesanos, una cantidad similar de frailes y 73.978 monjas. El número de curas aumentó hasta alcanzar su punto álgido con 26.190 en 1968. Desde entonces se inició una imparable cuesta abajo hasta llegar en nuestros días a 19.825. Además, 8.314 de ellos están jubilados y la edad media del clero español ronda los 65 años.
Paralelamente muchos conventos se han cerrado y los monasterios están semivacíos. Las congregaciones religiosas, según datos del Federación Española de Religiosos Españoles (FERE) han perdido más de 50.000 miembros desde el final del Vaticano II (1965).
A modo de ejemplo, los jesuitas han perdido en todo el mundo más de 15.000 sacerdotes desde 1954, lo que supone un 40% de sus efectivos. Los franciscanos han descendido en un 24% desde 1975. Algo similar ocurre con las congregaciones femeninas, todavía mucho más numerosas. Las Hijas de la Caridad han disminuido casi un 40% desde 1970. Además, la mayoría de las nuevas vocaciones son importadas de Asia, África y América Latina.
C >> Vuelco al mapa religioso español
La ola de agnosticismo que se extiende por toda España es mucho más acusada en el País Vasco. Según el último informe de la Fundación Santa María, los católicos practicantes han caído allí un 11,35% en relación con 1998. Le siguen las islas Baleares, con una caída del 10%, y Catalunya, que registró un 9% menos de fieles. Las dos comunidades autónomas en que el porcentaje ha crecido menos han sido Castilla-La Mancha (1,5%) y Navarra (1%).
Según el catedrático de Sociología de la Universidad de Salamanca, Juan González Anleo, "a mayor nivel educativo y mayor interés político, más arreligiosidad". Según el estudio de la Fundación Santa María, el mapa religioso español ha dado un vuelco en las dos últimas décadas. En los años 70, el norte era la zona más religiosa, seguida del centro, con una religiosidad media, y del sur, con una religiosidad débil.
D >> Seminarios sin seminaristas
La caída de los seminaristas todavía ha sido más brusca. Los seminarios mayores están prácticamente vacíos y sus estudiantes han pasado de 7.052 en 1952 a 1.981 en la actualidad. No obstante, la Conferencia Episcopal Española, se encuentra esperanzada ya que ha detectado un pequeño repunte. Hace dos años el número de seminaristas era sólo de 1.797.
En cualquier caso, la escasez de sacerdotes y de candidatos a sustituirlos ha llevado a que el 15% de las parroquias españolas ya no tengan párroco. Para paliar la penuria, las diócesis se han visto obligadas a concentrar curas y unificar parroquias en las llamadas "unidades de acción pastoral". Asimismo, se plantea la eliminación de algunas diócesis como Jaca, Barbastro-Monzón y Tarazona, muy pequeñas y de difícil subsistencia.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...