Una escuela de BCN se niega a dar Ciudadanía

La Fundación San Pablo-CEU reta a la Generalitat y se niega a dar la asignatura de Educación para la Ciudadanía.

El colegio concertado Loreto-Abat Oliba de Barcelona anunció ayer que no impartirá Educación para la Ciudadanía a 40 de los 50 alumnos de tercero de la ESO, cuyos padres han objetado contra la asignatura. El centro se suma así a la estrategia de la Fundación San Pablo-CEU, a la que pertenece, que interpondrá un recurso contencioso administrativo contra los decretos de la Generalitat que despliegan la ley orgánica de educación (LOE). El presidente de la fundación, Alfredo Dagnino, explicó que esta iniciativa judicial se extenderá a otras autonomías donde la fundación tiene centros (Madrid, Murcia y Valencia) cuando se implante en ellas la materia.

 

Lluís Seguí, director del colegio barcelonés, añadió que la decisión de no impartir esta materia a los alumnos objetores fue comunicada el pasado lunes a los servicios de inspección de la conselleria. El centro argumenta que no está de acuerdo con el planteamiento de la asignatura y que no se ajusta a su carácter propio. "Como no hemos tenido respuesta, se ha decidido separar en otra aula a los que han objetado", comentó Seguí. El planteamiento del centro es ofrecer a los alumnos objetores, en línea con la Conferencia Episcopal Española, una materia que incluya aspectos antropológicos, políticos y sociales desde la perspectiva social de la Iglesia.

PROBLEMA PIONERO
"Parece que seremos los primeros en recibir una respuesta por parte de una Administración educativa acerca de qué se hará con los que objetan. La Generalitat tiene un problema que resolver", subrayó Lluís Seguí.

Un portavoz de Educació confirmó que habían recibido la comunicación "vía fax" y avanzó que la conselleria les hará de llegar de inmediato una carta en la que se les informará "amablemente" de que "tienen que cumplir con los contenidos curriculares que especifica la ley. Hay libertad para escoger el libro que quieran, pero hay que atenerse a la normativa". Si persisten en su actitud, "habrá que ver qué medidas se adoptan", agregó el portavoz.

Fuentes de San Pablo-CEU explicaron que en otro de sus colegios en Barcelona, el Cardenal Spínola, también hay padres objetores, aunque son menos, y que el planteamiento a seguir será idéntico. Dagnino advirtió de que no se escatimarán "esfuerzos en defensa de su ideario", incluida la promoción de un manifiesto al que esperan la adhesión de reconocidos intelectuales.
"Más que un desafío a la Generalitat es una respuesta al desafío de la Administración, que escoge de manera inconstitucional y vulnerando la libertad de enseñanza de los padres cómo hay que educar moralmente a los niños", defendió el director del Loreto-Abat Oliba.

 

La Fundación San Pablo-CEU se une a los obispos para boicotear la clase de Ciudadanía

El País, 22-09-2007

Los obispos tienen desde ayer un nuevo y poderoso aliado en su ofensiva contra el Gobierno socialista y la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Se trata de la Fundación San Pablo-CEU, propietaria de centros de enseñanza media y de las universidades Abat Oliba (Barcelona), Cardenal Herrera (Valencia) y CEU-San Pablo en Madrid. "La obligatoriedad del aprendizaje de esta asignatura daña de raíz la libertad de los españoles, en una intolerable intromisión del Estado en el derecho exclusivo de los padres a elegir el tipo de enseñanza moral que desean para sus hijos", proclama.

 

La tesis de la institución impulsada por la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) desde hace 75 años es que "el Estado no puede imponer legítimamente ninguna formación de la conciencia moral de los alumnos al margen de la libre elección de sus padres".

 

La Fundación San Pablo-CEU tiene la intención de tomar "todas las medidas que estén a su alcance" para hacer frente a la asignatura, anunció ayer su presidente, Alfredo Dagnino. Para empezar, se apunta al camino señalado por el episcopado: la objeción de conciencia. Pero los propagandistas católicos irán más allá -un manifiesto, recogida de firmas, debates en su próximo congreso de Católicos y Vida Pública…-, y animan "a todas las instituciones educativas a realizar las acciones oportunas para que la asignatura sea oportunamente derogada".

 

Según Alfredo Dagnino, el 90% de los alumnos del colegio Loreto -uno de los dos colegios que la fundación tiene en Barcelona- ya se ha acogido al "medio legítimo" de la objeción de conciencia.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...