Una cárcel de tela

Pues sí, yo creo que la dignidad humana está por encima de culturas y costumbres. Por eso me parece un acierto que el Senado haya aprobado un moción, a instancias de CiU, para que el Gobierno le pida al Consejo de Estado un dictamen sobre el uso del burka y del niqab.

Es evidente que la moción de CiU viene a insistir sobre otra aprobada hace unos días también en el Senado en que se instaba al Gobierno a realizar reformas legales para prohibir el uso del velo integral en los espacios públicos, y también es evidente que el PSOE se pone nerviosísimo ante esta cuestión, y la verdad es que no lo entiendo.

Por un lado el Gobierno socialista ha dado pasos gigantescos para convertir a España en un Estado laico, insisto en lo de laico, ya que nuestra Constitución define al Estado como aconfesional. Pero a Zapatero no le ha parecido suficiente que España sea aconfesional y ya digo que quiere consagrar un Estado laico. Bueno pues esa pretensión no casa con su empeño de mirar hacia otro lado en asuntos que tienen que ver con la dignidad de los seres humanos.

El que haya costumbres y culturas que consideran a la mujer un objeto pecaminoso y eso lleve a que tengan que esconderse detrás de velos y cárceles de tela es algo que nadie que defienda la dignidad de las personas puede aceptar.

Hay lugares del mundo donde las mujeres son poco menos que nada, y han conseguido que ellas interioricen y acepten sumisamente esa visión machista y aniquiladora. Por eso, cuando algunas mujeres aseguran que se "encarcelan" en tela voluntariamente siento una profunda indignación, pero no hacia ellas que son las víctimas, sino a quienes han conseguido hacerles tal lavado de cerebro que las han reducido a la nada. Curiosamente en esas supuestas culturas ningún hombre se esconde en ninguna cárcel de tela, ellos salen a pecho descubierto como si fueran de una raza superior.

Quienes alegan que es mejor no meterse en estos asuntos y cada cual que se vista como quiera, está eludiendo su responsabilidad en la defensa de los más elementales derechos humanos.

Europa no puede dar ni un solo paso atrás en la defensa y mantenimiento de unos valores que se basan en el respeto a los derechos humanos y por tanto a la dignidad de las personas. Evidentemente que Europa se enriquece con las aportaciones culturales de personas que vienen de otros países, pero eso no puede suponer aceptar costumbres y tradiciones que suponen un menoscabo de la dignidad y derechos de las mujeres.

Ya digo que me sorprende que nuestro Gobierno no haga bandera de la defensa de esos derechos y prefiera mirar hacia otro lado pensando, quizá, que su propuesta de Alianza de Civilizaciones puede sufrir menoscabo si dicen alto y claro que es una indignidad permitir que se encarcele a las mujeres en metros y metros de tela.

Hace unos años, y a propósito de esta misma cuestión, le escuche decir a un ilustre profesor de Derecho Constitucional, Agustín Ruíz Robledo, que de la misma manera que no permitiríamos que nadie fuera esclavizado, aunque el esclavizado dijera que quiere serlo, que es esclavo voluntariamente, no podemos permitir esa otra esclavitud de la mujer que es esconderse detrás de un burka. Hago mía su reflexión. Ahora a esperar el dictamen del Consejo de Estado.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...