Un sacerdote de Santiago (República Dominicana) protesta celebrando la misa en la calle para conseguir que dejen estacionar en paralelo durante las horas de misa los domingos

Con una misa en plena avenida 27 de Febrero, la Iglesia católica protestó contra la disposición de la Alcaldía de Santiago de incautar los vehículos cuyos propietarios los estacionan en esa vía para dirigirse a la parroquia Divino Niño.

La actividad religiosa fue encabezada por el sacerdote Carlos Santana Reyes, quien junto a decena de feligreses demandaron del Ayuntamiento buscar una solución permitiendo que los domingos en los horarios de las misas se puedan aparcar en paralelo.

“Como una manera de llamar la atención de nuestras autoridades ante la necesidad de permitir el estacionamiento paralelo durante los horarios de misa frente a la parroquia, celebramos la eucaristía de las 12 del mediodía en plena vía, dada la insistencia de la Policía Municipal en advertir a la gente de que si no retiran sus vehículos se verían obligados a llevárselos con la grúa”, dijo el sacerdote.

El sacerdote Carlos Santana del santuario Divino Niño Jesús aclaró este miércoles que la celebración de la misa dominical en plena vía pública no fue una acción tomada en contra del alcalde Abel Martínez.

El cura dijo que la forma de manifestación realizada el pasado domingo, no tenía objetivo ninguna contra otra autoridad, ni mucho menos una ocasión para generar controversias.

El religioso considera que bastaría que la Sala Capitular emanara una ordenanza municipal que permita la posibilidad de que únicamente durante las horas de misa, sea permitido el estacionamiento “en paralelo” próximo a la parroquia, de la misma manera durante el período navideño se concede la extensión del horario de expendio de bebidas alcohólicas.

Santana explicó que se trató simplemente de una manera de llamar la atención de las autoridades a fin de que se busque la vía para permitir durante los horarios de misas la posibilidad de que los fieles puedan estacionarse en paralelo a lo largo de la avenida 27 de Febrero, donde se encuentra el templo.

“Con el hecho de celebrar la misa fuera de la iglesia, quedó demostrado que es posible la normal circulación de los vehículos por ese tramo de la avenida, ya que es lo suficientemente espaciosa para permitir estacionamiento de ambos lados y dejar libre un carril por el medio para permitir la circulación de los automóviles que, durante los horarios de misa de los domingos, es considerablemente reducido”, apuntó.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...