Un juez aplaza un juicio en Francia debido al Ramadán

La defensa alegó debilidad del acusado a causa del ayuno

Que la celebración del Ramadán altere el funcionamiento de la justicia francesa resulta inconcebible en un país que ha hecho de la laicidad uno de los principios de la República. Sin embargo, eso es lo que ha sucedido en Rennes, según los abogados de la acusación en un juicio contra siete procesados por diversos atracos. La vista ha sido aplazada por el juez después de que la defensa solicitara retrasar el proceso alegando "debilidad física" de un acusado a causa del ayuno diurno al que está obligado todo musulmán practicante durante el periodo del Ramadán, iniciado el pasado martes.
Después del escándalo que provocó hace unos meses una sentencia de anulación matrimonial basada en el hecho de que la novia mintió sobre su virginidad a su esposo, de confesión musulmana, la decisión judicial de Rennes ha desencadenado una nueva polémica. Oposición, sindicatos, SOS racismo y asociaciones de magistrados han puesto el grito en el cielo. Todos juzgan "chocante" e "inadmisible" que la religión pueda inmiscuirse en un proceso judicial.

DESMENTIDO DEL FISCAL
El fiscal salió al paso de la acusación de atentar contra la laicidad de la República afirmando que "en ningún caso" el cumplimiento de los preceptos del Ramadán forma parte de las razones que han llevado a aplazar el juicio. Sin embargo, la causa esgrimida formalmente por el juez –"preocupación por una buena administración de la justicia"– resulta suficientemente ambigua como para alimentar dudas.
"Es aberrante, es la primera vez que ocurre esto en Francia, ya no somos una república laica", lamenta el abogado de la acusación Pierre Abegg, convencido de que la razón no es otra que la práctica del Ramadán. "En ningún caso una institución de la República debe tomar en cuenta consideraciones filosóficas, religiosas o políticas de los acusados", recuerda.
El abogado de la defensa, Yann Choucq, admite haber incluido en su solicitud de aplazamiento "los inconvenientes del Ramadán". Entre los demás motivos, esgrimidos también por el fiscal, figura la condena a un gendarme que investigó el caso por agresión sexual contra uno de los testimonios principales. Esta circunstancia ya ha llevado a retrasar el juicio en otras dos ocasiones.
Ahora la vista se ha fijado para el 19 de enero. "Lo que se podría plantear no es una cuestión religiosa sino un problema de discriminación debido al estado físico de las personas que hacen el Ramadán", opina Choucq.
"No comprendo por qué tanto revuelo cuando es habitual obtener aplazamientos por las fiestas judías u otras. Igual que no hay audiencias en Navidad o por Pascua. ¿Hay unas religiones más respetables que otras?", concluye.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...