Tsipras e Iglesia aparcan debate sobre nuevo formato de clases de religión en Grecia

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, y la cúpula de la Iglesia ortodoxa griega han acordado una tregua en el conflicto sobre el nuevo formato de las clases de religión previsto en el recién estrenado año escolar.

En una reunión de urgencia celebrada anoche entre Tsipras y el arzobispo de Atenas, Jerónimo, a la que asistieron varios miembros del Gobierno y líderes de la Iglesia ortodoxa, se lograron «resolver los malentendidos», destacaron ambas partes.

Según señaló Jerónimo a la salida del encuentro que se prolongó durante varias horas, ambas partes acordaron que las conversaciones entre Iglesia y Estado continuarán y que en el presente curso se mantendrán los libros escolares utilizados hasta el momento.

Por su parte, también el ministro de Educación, Nikos Filis, quien abanderó la reforma de las clases religiosas en aras de una enseñanza enfocada más en la teoría religiosa universal que en la catequesis, se mostró conciliador y aseguró que el Gobierno no tiene un «enfoque dogmático» del tema.

No obstante, Filis dejó claro que aunque los libros se mantienen el programa de reformar las clases seguirá adelante.

En el actual año escolar los profesores de religión participarán, por ejemplo, en cursos de instrucción sobre este nuevo enfoque de las clases de religión.

La reforma, publicada ya en el Boletín Oficial del Estado, contempla una instrucción religiosa enfocada al conocimiento de «todas las culturas cristianas», de la ortodoxia, el catolicismo y el protestantismo, «así como de las demás religiones monoteístas, como el islam y el judaísmo».

En la reunión participó también el ministro de Defensa y socio de la coalición gubernamental, Panos Kamenos, cuyo partido, los nacionalistas Griegos Independientes, se ha mostrado contrario a la reforma.

«Hemos abordado todos los temas y eliminado malentendidos del pasado», dijo el líder Griegos Independientes. «La Iglesia y el Estado marcharán unidos», añadió.

Más del 95 % de los habitantes de Grecia se declaran cristianos ortodoxos, lo que hace que la Iglesia del país tenga una enorme influencia en la vida política y cultural.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...