Trump expone ley que deja a empresas discriminar por religión y género

Este miércoles, el gobierno de Donald Trump propuso formalmente una nueva regla para permitir a las empresas con contratos federales citar las objeciones religiosas como una razón válida para discriminar a sus trabajadores según su orientación sexual (LGBTQ), sexo, raza, origen étnico, origen nacional y otras características, lo que evita protecciones laborales creadas por presidentes anteriores, informaron varios medios estadounidenses.

La medida marca el último esfuerzo del presidente Donald Trump para debilitar los derechos civiles de las minorías con reglas ambiguas que otorgan a las agencias una amplia discreción para liberar a las empresas cuando son acusadas de discriminación.

El borrador de la regla del Departamento de Trabajo (de 46 páginas) se aplicaría a una variedad de las llamadas organizaciones religiosas, incluidas las corporaciones, las escuelas y las sociedades, siempre que reclamen un «propósito religioso«.

La portavoz del Departamento de Trabajo, Megan Sweeney, confirmó al portal BuzzFeed News este miércoles que la regla se aplicaría a las corporaciones con fines de lucro con contratos federales.

Según BuzzFeed News, esto permitiría que esas compañías discriminen y mantengan su contrato, dado que obtienen una exención religiosa.

La administración Trump deja en claro que una corporación no necesita enfocarse completamente en la religión para calificar y expresó que «el contratista debe estar organizado para un propósito religioso, lo que significa que fue concebido con un propósito religioso autoidentificado. Este no tiene por qué ser el único propósito del contratista».

«Un propósito religioso puede mostrarse mediante artículos de incorporación u otros documentos fundacionales, pero ese no es el único tipo de evidencia que se puede utilizar», dice la regla, que otorga a las compañías muchas oportunidades para afirmar que la fe o la moral guían su intención.

El Centro Nacional para la Igualdad Transgénero dijo en un comunicado que la regla podría permitir«despedir o negarse a contratar a alguien debido a su orientación sexual o identidad de género».

También podría llevar a que los contratistas federales se nieguen a contratar mujeres o trabajadores solteros que estén embarazados o sean padres, o incluso discriminación por motivos de raza».

Los trabajadores aún podrían llevar a los empleadores a los tribunales, pero no existe una ley federal que proteja explícitamente a los trabajadores LGBTQ.

Y según la regla propuesta, el Departamento de Trabajo no necesitaría tomar medidas de cumplimiento o cancelar contratos lucrativos con empresas que hacen reclamos religiosos como base de prejuicio.

La nueva regla no eliminaría las órdenes ejecutivas no discriminatorias de larga data, como una orden de 2014 que prohíbe la discriminación LGBTQ,sino que crearía un camino para sortearlas.

El Departamento de Trabajo sostiene, además, que la norma ahorraría dinero a los contratistas y contribuyentes porque los negocios no se verían atascados por los gastos legales de defenderse de los casos de discriminación.

La Oficina de Programas de Cumplimiento de Contratos Federales del Departamento de Trabajo dice que la regla es necesaria para «aclarar» las reglas existentesporque las recientes decisiones de la Corte Suprema y las órdenes ejecutivas han ampliado los derechos de los empleadores religiosos con contratos federales.

Los defensores de LGBTQ se alarmaron cuando el borrador de la regla estaba pendiente, diciendo que estaba siendo diseñado para crear un vacío en el Ejecutivo del expresidente Obama.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...