Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Sesenta años del estreno de ‘Viridiana’, la única Palma de Oro ganada por un español

La vigésimo tercera película de Luis Buñuel fue estrenada tal día como hoy en el Festival Internacional de Cannes, donde conquistó su máximo galardón.

Este lunes 17 de mayo se cumplen 60 años del estreno de ‘Viridiana’, la vigésimo tercera película de Luis Buñuel. El Festival Internacional de Cine de Cannes fue el marco elegido para lanzar al mundo el largometraje protagonizado por Silvia Pinal, Francisco Rabal y Fernando Rey. La consecución de la Palma de Oro en el certamen galo –el calandino no fue a recogerla pese a hallarse en Francia– encendió la mecha del periódico de la Ciudad del Vaticano ‘L’Osservatore Romano’, que criticó con dureza la “impiedad y la blasfemia” de la cinta. Como consecuencia, habría que esperar 16 años –hasta 1977– para que se proyectara en las salas españolas.

“La crítica del Vaticano se produjo en una época en la que se creían con el derecho de censurar todo lo que no les gustaba, o lo que es peor, lo que quizás les gustaba tanto como a Buñuel… Pero al final esta prohibición se convirtió en una enorme maquinaria propagandística, por un lado, pero por el otro seguía en la estela surrealista del escándalo como arma para la transformación de la sociedad. Para Buñuel, como para los surrealistas, esa era la certeza de que no se había equivocado, además de meterle un gol a Franco y ponerlo en ridículo con su mojigatería”, explica Javier Espada, cineasta y creador del Centro Buñuel de Calanda.

El argumento del filme se centra en Viridiana (Silvia Pinal), quien antes de profesar como religiosa, decide visitar a su tío y tutor don Jaime (Fernando Rey), con la intención de despedirse de él. Este hombre, viudo y solitario desde hace muchos años, encuentra en el rostro de la novicia el vivo retrato de su fallecida esposa. Así, obliga a la chica a vestir sus galas de novia y, a continuación, le declara su amor. Pero Viridiana le rechaza. “En la película están presentes muchas de las obsesiones de Buñuel, desde la crítica al estamento religioso al fetichismo, sin olvidar la relación que tiene esta película con el mundo del arte, desde la famosa parodia de ‘La última cena’ de Leonardo da Vinci, a la evocación de ‘Los caprichos de Goya’ o al recuerdo del ‘Ángelus’, que Buñuel contrapone, con un montaje alterno, a las obras de modernización”, desgrana Espada.

Guión oscense

Un guión prodigioso, inspirado en Pérez Galdós, que trabajó con el oscense Julio Alejandro, colaborador habitual. “Lo escribieron ambos en el exilio mexicano. Alejandro era poeta, autor teatral y guionista, con quien Buñuel escribió los guiones de películas ‘Nazarín’, ‘Abismos de Pasión’, ‘Simón del desierto’ y ‘Tristana’”, prosigue Espada.

Otra de las características fundamentales de ‘Viridiana’ es que se rodó en España, poniendo fin a 28 años de exilio cinematográfico –la última y hasta entonces única vez había filmado en su país fue en 1934 con ‘Las Hurdes, tierra sin pan’. Toledo, Arganda del Rey o Ciempozuelos fueron algunas de las localizaciones elegidas.

“Buñuel deseaba regresar a España para visitar a su familia y a los amigos que no se había llevado por delante la guerra, pero no se sentía seguro. Intervinieron bastantes amigos, incluyendo algún famoso torero para que el régimen de Franco le permitiera regresar a España. El rodaje transcurrió sin contratiempos, poniendo de manifiesto la gran profesionalidad de Buñuel, quien incluso se ocupó de localizar ropas viejas en vertederos y desinfectarlas sin lavarlas para que mantuvieran toda su autenticidad, reforzada con la contratación de un mendigo, para alejar la película de la ficción y darle unas raíces que llegan hasta la literatura picaresca que tanto le gustaba a Buñuel, o al arte de Goya”, rememora Espada.

La postproducción dio pie a una jugosa anécdota ya que las cintas de la película viajaron escondidas bajo los capotes del torero Pedret para pasar la frontera, hacer las mezclas en un laboratorio de París y llegar a Cannes cuando el festival ya estaba terminando. Tal fue el impacto en el jurado, que le asignaron la máxima distinción. A día de hoy, ningún cineasta español ha repetido ese triunfo.

Espada, uno de los más reputados especialistas buñuelianos, no duda en colocar a ‘Viridiana’ en el Olimpo del Séptimo Arte. “Es una de las películas más importantes y personales de Buñuel, y la primera que le produce Gustavo Alatriste para que la protagonizase su esposa en ese momento, la actriz Silvia Pinal. Sobresale un magnífico guión que burló la férrea censura de la época, cuando Buñuel con humor logró darle la vuelta a la escena censurada del final de la película”, concluye.

Total
1
Shares
Artículos relacionados
Total
1
Share