Seis de las ocho diócesis de Pensilvania, investigadas por encubrimiento de abusos

Seis de las ocho diócesis del estado de Pensilvania se enfrentan a la investigación de un gran jurado por abusos sexuales de su clero y su posterior encubrimiento.

Las diócesis de Harrisburg, Erie, Greensburg, Pittsburgh y Scrantonconfirmaron que habían recibido las citaciones para que sus responsables declaren en la investigación. Se suman a la diócesis deAllentown, la cual se sabe es objeto de investigación desde que lo revelara la semana pasada un diputado estatal y también superviviente de abusos, Mark Rozzi, a un periódico local.

Se amplía así la investigación emprendida en marzo de este año tras conocerse el escándalo del medio centenar de clérigos de la vecindaria diócesis de Altoona-Johnstown, cuyos abusos habían sido ocultados por las autoridades eclesiásticas.

El padre Thomas Doyle, cura residente en Virginia que ha prestado declaración ante gran jurados en Filadelfía y otras partes de los EEUU, explicó al rotativo The Morning Call que la investigación de un gran jurado es la mejor forma de esclarecer los hechos, dado la relativa independencia de la que goza tanto de la Iglesia como de la fiscalía.

Aunque fue relacionado con otro caso del que estuvo al cargo, a la ex-fiscal general del estado de Pensilvania, Kathleen Kane, se le condenó por perjurio en agosto de este año, con lo cual la implicación de esta autoridad en cualquier investigación de la Iglesia provoca recelos en muchos católicos. «Va más allá de sacerdotes abusando de niños», comentó Doyle al periódico. «Es el encubrimiento de la Iglesia [lo que hay que investigar]».

La nueva investigación acometida en Pensilvania no incluye ni a la diócesis de Filadelfía ni a la de Altoona-Johnstown. La primera ha sido objeto de dos gran jurados desde 2003, que revelaron cientos de casos de clérigos pederastas que nunca fueron denunciados, en su momento, a las autoridades civiles. En Altoona-Johnstown, por su parte, el informe del gran jurado publicado en marzo de este año llevó a que se imputara a tres frailes franciscanos por negligencia y encubrimiento.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...