Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Secuestro en Texas: los rehenes escaparon después de que el rabino tirara una silla al atacante

El secuestrador perdió la vida durante el operativo policial en el que retuvo a cuatro personas durante casi once horas.

Lo que comenzó como una mañana cualquiera de un sábado cualquiera para los miembros de la congregación Beth Israel en la sinagoga de Colleyville, a las afueras de Dallas-Forth Worth (Texas), se transformó en una pesadilla en la que participaron decenas de miembros de las fuerzas del orden y un equipo especial del FBI llegado desde Quantico (Virginia) para rescatar a los cuatro rehenes que el británico Malik Faisal Akram, de 44 años, tuvo retenidos durante casi 11 horas.

Según informaciones del diario The Guardian, el británico —que voló desde el Reino Unido a EE UU— tenía antecedentes penales y un extenso historial de problemas de salud mental. A pesar de esto último, Akram no tuvo ningún problema para adquirir el arma con la que asaltó la sinagoga en pleno sabbat, el día dedicado al culto y al descanso para los judíos.

Uno de los rehenes de Akram fue el rabino de la sinagoga Charlie Cytron-Walker, quien durante este lunes ha relatado a distintos medios estadounidenses cómo, a pesar de estar “aterrorizado”, considera que apresuró el desenlace al arrojar una silla al secuestrador, haciendo así posible que escaparan los rehenes que todavía estaban en poder del atacante.

En opinión del rabino, según pasaban las horas, cada vez se veía más alterado al secuestrador y se notaba su frustración por no estar logrando sus requerimientos: que liberasen a una prisionera en una cárcel de Texas con lazos con Al Qaeda. “Estábamos aterrorizados”, confesó el religioso. “Cuando vi una oportunidad, en un momento en que él no parecía estar muy atento, me aseguré de que los dos hombres que aún estaban conmigo estuvieran listos para partir. La salida no estaba muy lejos. Les dije que se fueran”, relató Cytron-Walker, con la voz marcada por la emoción. Fue entonces cuando el rabino tomó la decisión de lanzar la silla. “Los tres nos dirigimos a continuación a la puerta, y los tres pudimos salir sin que se disparara un solo tiro”, afirmó el rabino.

Antes del desenlace final, el secuestrador había permitido la liberación de uno de los rehenes tras varias horas de negociaciones. Lo que sigue sin conocerse son detalles concretos de la operación, en la que hubo una explosión y diversas ráfagas de fuego. El secuestrador perdió la vida, aunque no se saben los detalles de su muerte.

En un relato de CNN se explica cómo el rabino fue quien franqueó la entrada al secuestrador y le ofreció una taza de té caliente para aliviarse de la fría mañana que se vivía en el exterior. El servicio religioso se estaba ofreciendo a través de Facebook debido a los rigores de la pandemia y en la sinagoga había un número muy reducido de feligreses. Cuando el asalto comenzó, pudieron oírse las primeras órdenes y expresiones del atacante, pero la conexión se cerró de forma abrupta en cuanto se supo que existía una situación de alto peligro.

Todo el trabajo que realizó el rabino durante las más de diez horas de encierro fue dedicado a tranquilizar al atacante, un hombre que parecía desconectado de la realidad, para convencerle de que dejara marchar a los rehenes. Akram balbuceaba y gritaba sobre la liberación de una mujer a la que llamaba su “hermana” por sus lazos religiosos pero no de sangre. El atacante se refería a Aafia Siddiqui, una mujer que cumple en Texas una condena de 86 años de prisión por haber tratado de matar a soldados y agentes estadounidenses mientras estaba detenida en Afganistán.

El rabino ha explicado que tenía formación en lidiar ante un ataque de ese tipo por lo que era consciente de que lo más importante era mantener la calma mientras el sospechoso seguía con diatribas y el FBI iniciaba las negociaciones vía telefónica. A las afueras de la sinagoga, decenas de miembros de seguridad se armaban hasta los dientes para estar preparados ante una eventual irrupción en el centro.

Otro de los rehenes, el vicepresidente de la sinagoga, Jeffrey Cohen, incidió en que también su formación y preparación para enfrentar situaciones límites fue clave a la hora de poner en marcha estrategias que acabaron por salvarles la vida. Pero las horas pasaban y Akram no lograba lo deseado, por lo que su violencia parecía incrementarse y su volatilidad también. “Podía volverse violento” en cualquier momento, explicó el rabino, ante lo que decidió pasar a la acción. El vicepresidente de la sinagoga ha escrito en un mensaje de Facebook que los rehenes y él “se escaparon”. Cohen niega que fueran “liberados” por el masivo despliegue de fuerzas del orden que se encontraban fuera.

Total
54
Shares
Artículos relacionados
Total
54
Share