Rouco Varela lanza un órdago y rechaza la insumisión del PP ante el aborto

La jerarquía católica lleva meses instando a Rajoy a que se comprometa a derogar la ley

Los guiños del PP a la Iglesia respecto a la entrada en vigor de la nueva ley del aborto, que pasan por posturas como la del presidente murciano Ramón Luis Valcárcel de rebelarse contra la aplicación de la ley, no satisfacen a los obispos. Así lo hizo saber el presidente de la Conferencia Episcopal Española, el cardenal Antonio Mª Rouco Varela, quien recordó a los políticos la obligación "de cumplir la ley" y si no lo hacen "renunciar a su cargo". La jerarquía católica lleva meses instando a Rajoy a que vaya más allá del recurso de inconstitucionalidad que presentó contra la ley y se comprometa a derogarla si llega al poder.

Rouco Varela ha lanzado un serio correctivo a los presidentes autonómicos que más se están esforzando por satisfacer a la Iglesia en su rechazo al aborto, como son los casos de Miguel Sanz (UPN) en Navarra o de Ramón Luis Valcárcel (PP) en Murcia, que se han rebelado abiertamente contra la aplicación de la ley.

Aplicar la ley "o renunciar al cargo"
Antes de una conferencia celebrada este jueves, el cardenal arzobispo de Madrid fue preguntado por los medios por la postura de insumisión de algunos presidentes regionales, a lo que respondió que "en un sistema jurídico como el nuestro" están obligados a "aplicarla". "Y si no la aplica tendrá que renunciar a su cargo”, añadió. Insistió en que estos dirigentes no pueden estar "por encima de la ley" aunque añadió que "otra cosa es qué hace con su conciencia ante una ley que es injusta".

¿Resignación ante la vía del TC?
La jerarquía católica lleva meses presionando al PP para que vaya más allá del recurso de inconstitucionalidad que presentó contra la ley y se comprometa a derogarla si llega al poder. Pero Rouco se mostró ayer confiado en que la vía del Tribunal Constitcional pueda ser suficiente para tumbar el texto, asegurando que según la doctrina juríca establecida "es muy difícil poder admitir que sea libre el aborto en las 14 primeras semanas del embarazo”. “Otra cosa es el problema moral y ético, que naturalmente está relacionado”, añadió.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...