Remueven a cura por desatender contingencia

La Arquidiócesis de Tijuana removió de su parroquia al sacerdote católico Raymundo Figueroa Pérez por haber desacatado la orden de suspender misa el pasado 3 de mayo, mientras se enfrentaba una crisis por la epidemia de influenza humana A H1N1 que azotó México

Feligreses de la iglesia Santísimo Sacramento del municipio Playas de Rosarito, donde el párroco dejará de oficiar a partir del próximo fin de semana, manifestaron su descontento por la medida, sin embargo la decisión ya fue tomada por la autoridad católica.

El 2 de mayo, el titular de la Arquidiócesis local que abarca los municipios de Tijuana, Tecate y Playas de Rosarito, Rafael Romo Muñoz, anunció la cancelación de las misas de domingo, incluso la celebración de la Santa Cruz, para evitar riesgos de contagio de influenza entre los creyentes.

Como alternativa, el propio arzobispo videograbó una ceremonia encabezada por él mismo para transmitirla por varios medios de radio y televisión, aunque no ordenó el cierre de las parroquias.

Aparentemente esto fue aprovechado por el sacerdote Figueroa Pérez, quien desatendió la orden y ofició misa, lo cual se notificó a la jurisdicción católica.

Como resultado, la Arquidiócesis cuestionó al sacerdote por no haber acatado la orden, y se resolvió cambiarlo de parroquia antes de que cumpliera los seis años que generalmente se mantienen en cada plaza.

Los feligreses reunieron algunas firmas para expresar su inconformidad por el relevo de Figueroa Pérez, pero la decisión estaba tomada por los consultores de la Arquidiócesis.

Aún no se decide la parroquia que atenderá el sacerdote, pero ya se decidió quién lo sustituirá en Playas de Rosarito.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...