Religiones compiten por la ciudad

Aunque son más los habitantes de nuestra urbe quienes declaran su catolicismo, hay casi la misma cantidad de domicilios para otros 114 cultos

En la zona metropolitana de Guadalajara, capital del cuarto estado más católico del país, existe casi el mismo número de templos católicos que de otras religiones: hay 472 templos católicos y 449 no católicos. Los tamaños son muy dispares, pero la distribución geográfica es muy similar pues prácticamente no hay colonia en donde no convivan distintas religiones. 

El último censo del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Información (INEGI), levantado en el año 2000, registró cinco millones 285 mil 970 católicos en Jalisco, lo que representaba el 95.4% de la población en el estado. Sólo Aguascalientes, Guanajuato y Zacatecas superan ese porcentaje.

Sin embargo, la realidad religiosa en la zona metropolitana de Guadalajara dista mucho de ser uniforme, como lo evidencia el trabajo de Renée de la Torre, Cristina Gutiérrez y Cintia Castro. Estas investigadoras literalmente peinaron toda la ciudad con un equipo de apoyo y a fuerza de preguntas en la calle encontraron lugares de culto no católicos en los espacios más insospechados.

“Entre los no católicos hay disparidad de tamaños. La Luz del Mundo tiene el templo más grande de Latinoamérica, con una capacidad para 20 mil creyentes, que la Iglesia católica aún no tiene, pero también hay templos a donde asisten 20 congregantes. Hay una gran  pulverización y templos que se podrían considerar domésticos. El patrón de la Iglesia católica es más uniforme. El 90 por ciento de los templos católicos tiene un aforo de entre 100 y 500 fieles y en los no católicos 50% son templos de tamaño regulare, 10 por ciento es micro y 3% es enorme (más de mil)”, explica de la Torre.

Los resultados parecen describir una ciudad que no se registra en los censos poblacionales, una ciudad en donde, si bien la mayoría es católica, hay una diversidad religiosa poco reconocida.

“Como tendencia poblacional es claro, Guadalajara es mayoritariamente católica”, señala la antropóloga Cristina Gutiérrez “sin embargo, el grupo minoritario no católico está disperso en una multiplicad de opciones religiosas y una multiplicidad de templos. Están hiperatomizados en 114 denominaciones”.

Los templos no católicos se multiplicaron en 20 años

De los 449 templos no católico que coexisten con los 472 católicos, más de la mitad fue fundada hace menos de 20 años. Entre 1990 y 2007 se crearon 266 lugares de culto principalmente protestantes y pentecostales.

Las investigadoras Renée de la Torre y Cristina Gutiérrez explican que es a partir de 1950 cuando se registra presencia fija de otros cultos en la ciudad. A finales de 1919 llegaron protestantes pero su expansión se detuvo con la persecución religiosa de los años 20 y 30. De hecho, sólo hay un templo que sobrevive a los años previos a esa década: uno construido como tal, como templo, en 1888 para congregacionalistas. Se ubica en Reforma y Alcalde, en el Centro de Guadalajara. Hoy, su uso es presbiteriano.

De la década de los 30 sólo sobreviven dos lugares de culto, cuatro de los años 40 y 15 de la década de los 50. El crecimiento ha sido exponencial y cada década duplicaba a la anterior, pero fue hasta la década de los 80 cuando se registra un crecimiento importante de templos activos hasta la fecha. En esos años iniciaron actividades 83 espacios no católicos que hoy siguen siendo utilizados para el mismo fin.

"Pudo haber más que quedaron en el camino", advierte Cristina Gutiérrez Zúñiga, "éstos son sólo los que sobreviven".
No todos los lugares de culto tienen fachada de templo, puerta de madera y atrio para los fieles, lo que dificultó la tarea de las investigadoras. Tuvieron que preguntar calle por calle, casa por casa, para ubicar los espacios que se usan regularmente para orar.

"Nos encontramos con un fenómeno que apunta a una diversificación de la realidad en Guadalajara. Es un fenómeno invisible que hicimos visible con estos resultados. La mayoría de los lugares de culto no parecen templos. No tienen fachada, no tienen símbolos, no tienen nombre. Pueden ser una bodega, un talles mecánico o una casa", explica de la Torre.

Quiénes son

Los resultados de la investigación que pronto verá la luz como un libro titulado “Guadalajara, una ciudad de muchos dioses”, refleja una diversidad religiosa a través del registro de la proliferación de lugares de culto no católicos.

“Como tendencia poblacional, es claro, Guadalajara es mayoritariamente católica”, reconoce la investigadora Cristina Gutiérrez Zúñiga. “Sin embargo, ese grupo minoritario no católico está disperso en una multiplicidad de opciones religiosas y una multiplicidad de templos. Son 114 denominaciones distintas no católicas”.

Casi la mitad de los lugares de culto no católicos, 45% son de tipo pentecostal. Este credo cristiano se caracteriza por el reconocimiento de la posesión del Espíritu Santo y sus manifestaciones. Considera que todo creyente puede recibir alguno de los tres dones por lo menos una vez en la vida: el don de las lenguas, el don de la sanación o el don de profecía. En México fue fundado por dos mujeres: Romanita Valenzuela, en Chihuahua, en 1912, y María Riviera, en Sonora, en 1926, según explica Carlos Garma, investigador de la UNAM-Iztapalapa en el libro “Atlas de la Diversidad en México”. En los servicios religiosos destaca la importancia de la música y las llamadas sanaciones milagrosas.

El pentecostalismo en la Zona Conurbana de Guadalajara tiene 28 distintas expresiones, entre las que destacan la Asamblea de Dios, la Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús y las Sociedades Cristianas.

“El pentecostalismo es un confeti de colores. Está conformado por una multiplicidad de denominaciones que no tienen liderazgo o una forma de organización única”, explica De la Torre.

Debido al uso de la música y los ritos milagrosos de sanación en sus servicios religiosos, las expresiones pentecostales tienen una fuerte capacidad evangelizadora. Sin embargo, en la Zona Metropolitana de Guadalajara la religión que tiene más presencia no es pentecostal, sino del tipo protestante histórico, con rituales más sobrios. Si bien sólo dos de cada 10 lugares de culto no católico son protestantes, entre ellos está la Iglesia que, por sí sola, tiene el mayor número de lugares: la Iglesia bautista. Las investigadoras registraron 66 lugares de culto en la zona metropolitana. La Luz del Mundo, esa sí de tipo pentecostal, sólo tiene 33, pero entre ellos, el más grande de América Latina.

Los protestantes históricos son los herederos de la Reforma de Lutero y Calvino a la Iglesia católica en el Siglo XVI. Esta reforma desconoció la autoridad de la jerarquía eclesiástica y es posible resumirla en tres principios: el sacerdocio universal, la autoridad suprema de la Biblia y la salvación por la fe. El culto regularmente se centra en la lectura de la Biblia. Lo que genera distintos credos dentro de los protestantes es, principalmente la comunidad eclesial.

Los cultos de los protestantes y pentecostalistas, las investigadoras De la Torre y Gutiérrez registraron que el resto de los lugares de culto no católicos está repartido entre Testigos de Jehová ( con 37 espacios para sus prácticas religiosas), Mormonas y Adventistas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...