Reforma constitucional discrimina a niñas de credos minoritarios

Miles de personas salieron a las calles de esta capital estatal para manifestar su rechazo a la reforma al artículo 24 constitucional, que avala la “libertad religiosa” y abre la puerta para que ministros de culto impartan educación pública y “controlen los medios de comunicación”.

Integrantes de las organizaciones Foro Cívico México Laico y Sonora Estado Laico, se declararon en contra de la reciente reforma que ahora está a discusión en el Senado, por considerar que viola las garantías de las y los ciudadanos y propicia la discriminación hacia las y los niños de religiones minoritarias en las escuelas.

El representante en Sonora del Foro Cívico México Laico, David Robles Santacruz, y el presidente de Sonora Estado Laico, Samuel García Rojas, dijeron que “la verdadera intención” de la reforma al artículo 24 constitucional es “desmantelar el Estado laico”.

La maestra de secundaria Yadira Sánchez leyó una declaración ciudadana dirigida al Senado, para que rechace la modificación a la Constitución aprobada en la Cámara de Diputados el pasado 15 de diciembre.

Sánchez denunció que esa reforma atiende más a acuerdos previos entre la clase política y la jerarquía católica, y aseguró que la visita del papa Benedicto XVI a México en marzo próximo es para firmar convenios que atentan contra el laicismo.

La docente advirtió que las escuelas públicas no deben ser utilizadas por los ministros de culto.

RESPETAR LOS DERECHOS HUMANOS

Las y los manifestantes portaron estandartes con la imagen de Benito Juárez, y exigieron que se mantenga el espíritu del artículo 24 constitucional, el cual garantiza la libertad de creencias y de culto.

También demandaron que se saque de la “congeladora legislativa” la iniciativa que reforma el artículo 40 constitucional para elevar a rango máximo el carácter laico del Estado mexicano, y con ello eliminar las pretensiones de “volver dos siglos atrás en materia de religión y educación”.

Las y los activistas consultados dijeron que la Iglesia católica busca redefinir de manera “tendenciosa y sesgada” el concepto de “libertad de religión”, con el fin de que el clero pueda impartir educación religiosa en las escuelas públicas.

“Ya no se trata aquí de la comprensión de la libertad religiosa como Derecho Humano (DH), ni de su entendimiento como un ámbito de autonomía personal que protege la conciencia individual; se trata de una noción manipulada y licenciosa de la ‘libertad de religión’, que sirve de bandera para exigir privilegios religiosos”, sostuvo Yadira Sánchez.

David Robles y Samuel García insistieron en que el reconocimiento del derecho a la libertad religiosa implicaría la revisión de los artículos tercero –referente a la educación–; quinto –relacionado a la prohibición de pactos que menoscaben la libertad–; el 27, sobre el patrimonio eclesiástico, y el 130, relativo a la separación del Estado y las iglesias.

Refrendaron la defensa del Estado laico por ser condición indispensable para el efectivo respeto de los DH, y alertaron que cada retroceso en el laicismo es un avance del Estado confesional.

Antes de la reforma aprobada en la Cámara baja, el artículo 24 constitucional señalaba: “Todo hombre es libre para profesar la creencia religiosa que más le agrade y para practicar las ceremonias, devociones o actos del culto respectivo, siempre que no constituyan un delito o falta penados por la ley”.

Con la modificación de las y los diputados, el artículo 24 ahora dice: “Toda persona tiene derecho a convicciones éticas, de conciencia y de religión, y a tener o adoptar en su caso la de su agrado.

“Esta libertad incluye el derecho de participar, individual o colectivamente, tanto en público como en privado en las ceremonias, devociones o actos del culto respectivo, siempre que no constituyan un delito o falta penados por la ley. Nadie podrá utilizar los actos públicos de expresión de esta libertad con fines políticos, de proselitismo o propaganda política”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...