Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

RECOMENDADO: La santa empresa

“Más de doce mil seiscientos millones de euros, cada año, el Gobierno le entrega a la Iglesia” y “controla el setenta y cinco por ciento del alumnado”. Estos son algunos de los datos ofrecidos por Juanjo Picó, presidente de Europa Laica, en la mesa coloquio ‘¿Hasta cuándo los Acuerdos de 1979 con la Santa Sede?’, celebrada en el Aula Magna de la Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación de la Universitat de València.

Polonia y España son los únicos países en los que Napoleón introdujo a la Iglesia en sus constituciones. En España, “hasta mil ochocientos setenta sólo se hacían matrimonios canónigos”. ¿A cuánto el enlace hoy en día? Ciento cincuenta euros que se ¿donan? a la Iglesia, ¿por qué no tiene control fiscal ese dinero ni en bautizos, ni exequias, ni festividades, ni demás? ¡Todo ventajas para la empresa!

“Mientras UCD (Unión Centro Democrático) estuvo en el Gobierno, hasta mil novecientos ochenta y dos, la Iglesia católica no beatifica a ningún mártir de la guerra civil. A partir de González (PSOE) empezaron, es la forma de decir ¡aquí estamos!”, asevera Javier Pérez Royo, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Sevilla. ¿A cuánto la beatificación? ¡A medio millón de euros más regalitos! ¿Quién sufragó tal dispendio?

“Unos acuerdos que discriminan a más de la mitad de la humanidad”. A las mujeres que, ante el aborto, comprueban como “determinados centros públicos se han declarado objetores” cuando “hay una obligación de dar esa prestación”. “No estamos acogidas como a los hombres” y esgrimen una “narrativa sobre el cuerpo femenino discriminatoria para las mujeres” por cuestión de sexo, expone la doctora en Derecho y profesora en Derecho Constitucional de la Universidad de Alicante, Concepción Torres, experta en materia de género, quien relató el caso de un farmacéutico que no quería vender la píldora postcoital siendo condenado por el Constitucional. ¿A nadie le turba que las mujeres ocupen un lugar subordinado en todas las religiones?

El artículo 16.3 de la Constitución dice: “Ninguna confesión tendrá carácter estatal”. Ninguna significa ninguna. ¿Qué pasa con los matrimonios por la Iglesia? En España, se exige la unión civil antes que la religiosa porque las leyes religiosas no reconocen el vínculo civil. Gracias a ello, Letizia se pudo casar con toda la pompa canónica en la catedral de la Almudena con Felipe. Para las leyes católicas su previo matrimonio civil no pasó de ser un concubinato. ¿Qué caja se haría en ocasión tan televisada?

“La derecha española no es capaz de movilizar (a la gente) sin la Iglesia católica” afirma Pérez Royo apoyando tan contundente diagnóstico en la foto del encuentro en la plaza de Colón madrileña. “Fue un fracaso porque no estaba la Iglesia detrás”. ¿Quién negoció tan nefastamente el espectáculo que no convenció a la Iglesia para arrendar su imagen?

“El mil novecientos setenta y seis es el punto de partida y son cinco acuerdos distintos” y se nombra vicario general castrense a Juan Carlos I. Según la RAE (Real Academia Española) vicario significa que “como delegado apostólico ejerce plena jurisdicción eclesiástica sobre todos los dependientes del Ejército y la Armada; suele ser obispo titular”. Firmados con el Estado del Vaticano, la Iglesia presenta estos acuerdos como si fueran un acuerdo único. Minuciosamente negociados durante tres años, el tres de enero de mil novecientos setenta y nueve se ratifican, “los acuerdos son preconstitucionales, ¡este es el gran fraude!”. Quienes los firmaron asentaron que: “Esto no se toca, ¡ni la monarquía, ni los acuerdos! Eso es lo escandaloso, ¡esto es un trágala! En esas estamos y vamos a seguir estando, el paso del tiempo le va dando fortaleza a esos documentos, un pacto entre UCD y PSOE, por eso yo creo que no se va a tocar”, detalla el ilustrado pedagogo participante Todo está en “la génesis de la Constitución del mil novecientos setenta y ocho”.

“La dirección del Partido Socialista”, ¿hará algo al respecto? “Es un insulto al pueblo español, un tema lacerante”. Cuando en mil ochocientos treinta y siete se le quitan las tierras a la Iglesia, “nos quedamos con la propiedad de la tierra, a cambio, la materia educativa, se pone en manos de la Iglesia; ha estado así menos en el sexenio revolucionario”. Ha tomado cuerpo el departamento de adoctrinamiento mantenido, un potente negocio per se.

“El apoyo más importante de Franco fue la Iglesia, más que la Falange”

“Nos falta una asociación de abogados laicista” comunica, desde el patio de butacas, una mujer asistente al acto. A lo que Concepción Torres recalca que se “necesitan unos sujetos” y sobre todo “necesidad de voluntad política para avanzar”.

“Vemos que no os implicáis” puntualiza sobre los partidos políticos Raquel Ortiz Piñero, coordinadora de Valencia Laica. “Carlos Mulet (Compromís) está dando una batalla, pero está muy solo” señala la también responsable de la organización del encuentro. “Exigimos a los partidos políticos que den ejemplo en las corporaciones municipales, ¡Reglamento de laicidad municipal!” añade Picó. “Si es un paquete se desempaqueta”.

¿Cuantos miles de millones de euros hay que seguir regalándole a un credo focalizado en ciertos países? “En Texas, dar dinero estatal a programas cristianos que hacían un buen trabajo rehabilitando drogadictos y presidiarios parecía algo de sentido común. En el norte, parecía una forma de mimar a la derecha religiosa y una falta de respeto a la separación entre la Iglesia y el Estado”, se lee en La tragedia de Bush, interesante desguace del 43º presidente de Estados Unidos, escrito por el redactor en The New York Times Magazine y editor en Vanity FairJacob Weisberg. “De este modo, las “iniciativas basadas en la fe” se convirtieron en la marca de fábrica de la política social de Bush…La fe de Bush sería metodismo de autoayuda”. También recoge las palabras de Andrew Card, antiguo jefe de gabinete del presidente, quien declararía: “Le veo esforzarse mucho cuando trata con aquellos dirigentes mundiales que no parecen cimentar su forma de pensar en alguna clase de fe”.

¿Qué hacer para controlar la sangría económica en favor de una empresa de difícil catalogación y que, además, es extranjera?

“La Iglesia está tan tranquila” a pesar de que “hasta el Tribunal de Cuentas ha dicho que no hay transparencia en las cuentas de la Iglesia”, platica Picó. ¿En la planificación a largo plazo la gran sede central vaticana ha previsto la intervención de nuevos componentes en su entorno de negocio? ¿Vender más prelaturas? ¿Buitres? “La planificación a largo plazo ha llegado a ser la tarea más importante de la dirección general” alecciona Bruno Hake en Un programa para el desarrollo de la empresa.

¿Por qué España está condenada a mantener a la Iglesia católica?

“¡Los acuerdos duraran lo que dure la monarquía! así se hicieron, hemos tenido una restauración monárquica, son vínculos los acuerdos, se empiezan a preparar inmediatamente después de la muerte de Franco”, la Iglesia “sabe moverse en ese terreno”. En palabras de este conocedor, España es el único país del entorno que, tras la primera guerra mundial, no está constituido democráticamente. “Es una batalla que hay que darla, hay que hacer agitación, la batalla solo se puede dar para ganarla” alienta el catedrático discursante.

¿Cuál es la diferencia entre Estado laico y Estado aconfesional? La juventud confunde estos términos, de ahí la importancia de celebrar jornadas. ¿Por qué no se difunde lo que supondría la laicidad estatal, el apostar por el Estado laico? ¿Por qué en cualquier encuesta popular siempre hay gato encerrado en la formulación de las preguntas? “Hay que hacer mucha pedagogía”, alude Torres.

¿Para qué “una mesa camilla entre Carmen Calvo (exvicepresidenta primera, socialista) y la Conferencia Episcopal” en el congreso del PSOE para “que nada cambie”?

¿Durante cuarenta años no ha habido tiempo para arreglar lo de los acuerdos?

“Del cincuenta y cinco por ciento de católicos en España, sólo el diecisiete por ciento se declaran practicantes” mostrando una notable secularización del país. ¡Acuerdos instalados en el ejército! con miembros en “una institución mitad monje, mitad militar”. ¿Por qué hay programación religiosa en TVE siendo una clara “invasión en los espacios públicos”? ¿Por qué “el Estado paga a los capellanes para que vayan a las cárceles”? ¿Por qué si la Iglesia está obligada a autofinanciarse, aún existe el apartado en la declaración de la renta? “Zapatero subió lo de las crucecitas del 0,5 % al 0,7 % en el año dos mil ocho”. Tres mil seiscientos millones “se han llevado” desde entonces con este arreglillo al que casi nadie le da importancia. “¡No hay que marcar ninguna de las dos!”. El 35 % de las organizaciones con fines sociales pertenecen a la Iglesia católica. Trescientos un millón de euros recaudó la Iglesia en la última campaña.

¿Dónde están esas lumbreras de la economía que asesoran sobre lo conveniente para las arcas públicas?

“Cuatrocientos millones que se detraen de la hucha pública, el setenta y cinco al ochenta por ciento es para pagar salarios del clero, menos del seis por ciento para Cáritas”. ¿Qué clase de empresa privada, tenida como legal, además de recibir dinero público, carga sobre otros los costes de su infraestructura? “Exenciones fiscales, no paga ningún impuesto, excepto el IVA”, que entró en vigor en enero de mil novecientos ochenta y seis al ingresar España en la CEE (Comunidad Económica Europea). No paga el IBI, ni en locales de su perfil de negocio, ni en otros de actividad meramente comercial: hoteles, fundaciones, colegios, editoriales. “¡Todo exento! el maniatado que está el Estado es brutal”.

“Estos acuerdos con la Santa Sede (¡un país extranjero! cabe repetir) son profundamente antidemocráticos” dice Raquel Ortiz, “es algo de sentido común, de primero de democracia, las creencias tienen que ser algo personal, no queremos privilegios para ninguna confesión”.

En mil novecientos setenta y nueve se “necesitaba cambiar de chaqueta” pero dos puntos eran intocables sobre el dominio de la Iglesia católica en el Estado: la financiación y la educación. O lo que viene a ser: que un externo avasallado sufrague el mantenimiento y actividades además del abono de gastos para la creación y adoctrinamiento de plantilla y red clientelar.

Existe “un manto de silencio sobre los acuerdos”, afirma Picó. “Concesiones desmesuradamente impresentables”. ¿Qué fijación de objetivos tiene marcada la Iglesia católica en España? ¿Cuándo dejará de ser un recurso, por cierto, siempre, ¡carísimo! la fe instrumentalista, utilitarista a la que los gobiernos recurren?

“Los dioses son aquellos que, o tienen dinero, o no lo necesitan”, dictaminaría L. Butler.

Total
2
Shares
Artículos relacionados
Total
2
Share