Rechazan la petición de una musulmana para no enterrar a su hijo en un cementerio cristiano

La madre del fallecido presentó una denuncia este viernes para paralizar el entierro cristiano alegando que su hijo era practicante de religión musulmana, entre otras justificaciones.

El juez ha decidido que debe prevalecer la voluntad de su mujer, de confesión cristiana.

El entierro se ha celebrado este sábado en el cementerio de la Purísima Concepción en Melilla.

El juzgado de guardia en Melilla ha acordado este sábado permitir el entierro de un melillense de origen musulmán, Yamal Tieb Mohamed, en el Cementerio Cristiano de Melilla al aceptar la voluntad de su esposa, de confesión cristiana.

No obstante, el hecho ha ocurrido después de que la madre del fallecido, Fadma Aarab, hubiera presentado una denuncia en el juzgado pidiendo la paralización del entierro al defender que su hijo era musulmán y que no había dejado ningún documento en el que expresara su deseo de ser enterrado en el cementerio cristiano.

El juez encargado de este tribunal ha tomado declaración a ambas partes en la mañana de este sábado y finalmente ha decidido que prevalezca el deseo de la esposa, de confesión cristiana, frente al de la madre, de religión musulmana, y ha expedido la autorización para el entierro de Yamal Tieb en el Cementerio de la Purísima Concepción.

Fadma Aarab, madre de Yamal Tieb Mohamed, fallecido por muerte natural este viernes en su casa en el barrio del Real a la edad de 45 años, había presentado una denuncia en el Juzgado de Guardia para pedir la paralización del entierro fijado la mañana del sábado.

En dicha denuncia Fadma Aarab afirmaba que su hijo era practicante de la religión musulmana. Asimismo, en el documento judicial ha señalado que Yamal Tieb «no dejó expresamente dicho que no fuera enterrado por el rito musulmán», además de añadir que era voluntad de la familia, y que también debía prevalecer la suya por ser su madre, que fuese enterrado en el cementerio municipal musulmán de Melilla, llevándose a efecto los ritos previos al entierro de los musulmanes.

Además, la madre del fallecido ha apuntado que «está enferma del corazón y que si fuera enterrado en el cementerio cristiano, teme por su propia vida».

Por último ha expresado en la notificación que la situación había creado gran malestar en la comunidad musulmana, por lo que solicitaba que se paralizase el entierro.

El juez ha acordado, sin embargo, que la decisión que debe prevalecer es la de la esposa del fallecido, con la que tiene dos hijos en común. Finalmente, ha denegado la paralización del entierro y ha permitido el mismo, que ha transcurrido con normalidad en el cementerio de la Purísima Concepción, con la asistencia de decenas de personas.

 

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...