Que nadie se llame a engaño

A título informativo, por si muchos parecen ignorarlo, adjunto las condiciones por las que los actuales catequistas adquieren la "idoneidad" que obliga a los poderes públicos a contratarlos. Es curioso que ahora renieguen de los Acuerdos concordatarios. ¿En virtud de qué, si no, están en la escuela pública?

El reciente artículo enviado por el Vicepresedente de nuestra asociación e intervenciones en los foros de laicistas como Casimiro J. Barbado pueden contribuir a clarificar nuestra posición ante un tema tan pantanoso. Es monstruoso que una persona sea despedida de su trabajo por vivir con quien bien le parece, pero la monstruosidad comienza con el hecho que esa persona sea contratada en una oferta de empleo público hecha por el Estado para adoctrinar según los dictámenes de una organización religiosa que niega de entrada derechos fundamentales como éste.

 

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...