Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.
Explosiones durante la ceremonia de conmemoración de la muerte del difunto general Qassem Soleimani, en Kerman.- REUTERS

¿Qué Isis en vez de atentar en Israel, por la masacre palestina, atenta en Irán? · por Nazanín Armanian

Descargo de responsabilidad

Esta publicación expresa la posición de su autor o del medio del que la recolectamos, sin que suponga que el Observatorio del Laicismo o Europa Laica compartan lo expresado en la misma. Europa Laica expresa sus posiciones a través de sus:

El Observatorio recoge toda la documentación que detecta relacionada con el laicismo, independientemente de la posición o puntos de vista que refleje. Es parte de nuestra labor observar todos los debates y lo que se defiende por las diferentes partes que intervengan en los mismos.

Todo atentado tiene un contexto, una autoría y unas implicaciones.  

El atentado del 4 de enero en la ciudad de Kerman, durante la ceremonia del cuarto aniversario del asesinato del general Qasem Soleimani por EEUU, que dejó alrededor de 300 víctimas entre fallecidos y heridos, ha tenido lugar en un contexto regional marcado por la nueva fase del plan del genocidio palestino (al menos 23.000 personas asesinadas) y del expansionismo de Israel, que no para de bombardear Gaza, Líbano y Siria, mientras atenta contra la vida de los líderes de Hamas, Hezbulá y militares de la Teocracia Chiita de Irán (TCHI) en distintas localizaciones.  

Un atentado lleno de incógnitas 

De los 84 fallecidos, 24 eran niños de la escuela primaria que murieron sin estar acompañados por sus padres y madres. Habían sido llevados por las autoridades a la “excursión del martirio” para llenar el vacío que dejan los adultos por su rechazo hacia los eventos oficiales (los no oficiales están categóricamente prohibidos) y 12 eran refugiados afganos que, al igual que los iraníes más desfavorecidos, suelen acudir a ese tipo de ceremonias religiosas para saciar el hambre con un plato– llamado nazri– que se reparte gratis. Todos los intentos del régimen de convertir a Soleimani en el ‘héroe nacional de Irán’ y arrebatar este puesto al Doctor Mohammad Mossadeq, el artífice de la nacionalización de petróleo derrocado por la CIA en 1953 (durante la Operación Ajax para limpiar Irán de comunistas), han sido en vano. El general era un desconocido para la gran mayoría de los iraníes, mientras que para la población kurda y baluch era uno de los responsables de miles de detenciones arbitrarias, torturas y ejecuciones extrajudiciales.  

Kerman, la milenaria ciudad iraní, famosa por sus pistachos, alfombras y museos, de donde Soleimani era oriundo y donde está enterrado, sigue conmovida por el terrible acto terrorista en torno al que todo son interrogantes. 

Hipótesis sobre lo que sucedió realmente. 
  1. “Fueron unas bombonas de butano-para cocinar el nazri– que habrían estallado”, afirmó el alcalde de Kerman, Shahram Sherbaf, que restaba importancia a lo sucedido, en línea con los que suele hacer la TCHI, que acostumbra a despreciar la inteligencia de los ciudadanos. Demasiados “accidentes” en Irán: Mahsa Amini o la adolescente Armita Geravand, que fue asesinada por las “Guardianes del velo” en el metro de Teherán, también fueron víctimas de “accidentes”.     
  2.  “64 bombas habrían sido colocadas en todo el país para detonar ese día”, asegura Ali Tawakli, jefe del Departamento Judicial de las Fuerzas Armadas de Kerman: “16 de las 18 instaladas en el lugar del cementerio de Kerman y los alrededores fueron desactivadas y dos estallaron”. La declaración, destinada a echar balones fuera, es tan surrealista que enseguida fue desmentida por los Guardianes de la Revolución Islámica (GRI). 
  3. “Se habría tratado de dos paquetes bomba explotados por control remoto”, afirma Tasnim, diario de los GRI, que deja en el aire si fueron detonados por los agentes para que causasen un daño menor o fueron activados por los terroristas.
  4. “Habría sido obra de Israel”, según afirmaron de forma mayoritaria los medios vinculados con los GRI por las continuas amenazas del régimen de Netanyahu, que los vincula con el ataque del 7 de octubre de Hamás. 
  5. “Habrían sido dos suicidas de ISIS”, publicaron los Talibán de Afganistán en su sitio web Al-Furqan; una versión que curiosamente ha sido dada por buena por EEUU, y también por la facción de la TCHI liderada por el caudillo Ali Jamenei, que rechaza un enfrentamiento directo con el país judío. El llamado ISIS ha reclamado, supuestamente, la autoría de la Operación Doble Martirio, cumpliendo “la orden de Dios”, plasmada en el versículo 191 de la Sura La Vaca del Corán: “Matadles donde deis con ellos, y expulsadles de donde os hayan expulsado. Jamenei, que ha sido presionado por los halcones militares para que declarase la guerra a Israel, respira aliviado por el momento.   

Pero ¿por qué una organización islámica-sunnita atenta en Irán, y no es Israel, quien está masacrando a los palestinos musulmanes-sunnitas? ¿Acaso ISIS e Israel siguen manteniendo su estrecha colaboración forjada durante la guerra contra el estado sirio

El sector de los GRI que busca involucrar a Irán en la guerra por su utilidad, y que se estaba quejando de que “los misiles islámicos siguen en los almacenes, y los niños palestinos bajo escombros”, ahora relaciona sutilmente y por primera vez a ISIS con Israel-EEUU, a pesar de que en estos años no ha dejado de alabar al propio Soleimani por “haber acabado” con estos yihadistas. No han dicho ni una palabra sobre el origen de este grupo (creado por el Pentágono en Siria durante la presidencia de Obama, como una de las “obras de ingeniería de guerra más asombrosas de las últimas décadas”), ni cómo EEUU ha montado la “guerra sunnita-chiita” para entretener y desgastar a los rivales de Israel, utilizando a los saudíes, qataríes, turcos y rusos a la TCHI.  

Como consecuencia, EEUU ha podido instalar, por primera vez, una decena de bases miliares en el país euroasiático. Tanto George. W Bush, como Barak Obama, protegieron la vida del propio Soleimani de los impulsos asesinos de Israel. Cuando ambos países acordaron matar al líder de Hezbulá Emad Mughniyeh en 2007 en el Líbano, tuvieron que suspender la operación porque estaba acompañado por Soleimani. Ejecutaron el plan en 2008, en Damasco, cuando el miliar chiíta no estaba. Por su parte, el general Stanley McChrystal afirma que tuvo una oportunidad en 2007 de eliminar a Soleimani, pero no lo hizo, porque según Derek Chollet, subsecretario de Defensa de Obama (2012-2015), “no hubo una orden en ese sentido”. Según Patricia Ravalgi, exanalista de Inteligencia para el Comando Central de EEUU (CEBTCOM): “deseaban que Soleimani permaneciese más tiempo fuera de Irak para evitar que le ocurriera algo“. 

La orden de ejecutarlo la dio Donald Trump, presionado por Israel, y por su necesidad de rivalizar con Obama. Por eso, la tan proclamada “venganza” de los ayatolás, del “ojo por ojo”, que debería haber consistido en asesinar a un general estadounidense o israelí, nunca ha tenido lugar. En cambio, cuatro días después del magnicidio, dispararon dos misiles al avión 752 de Ucrania, a punto de despegar de Teherán con destino a Canadá, lo que costó la vida a sus 176 pasajeros, en su mayor parte iraníes. Para la TCHI, los iraníes que viven fuera, unos ocho millones huidos del terror medieval de la teocracia totalitaria, son tan enemigos como Israel. En su justificación, primero, responsabilizaron a EEUU de haber lanzado los misiles, pero ¿desde dónde, para que cruzaran el vasto país, y llegaran a Teherán sin ser detectados por la defensa? Más tarde, cuando EEUU publicó las imágenes de su satélite, afirmaron que los artefactos habían salido de la base de los GRI en el aeropuerto de Teherán, culpando a un soldado de haber obrado por su cuenta. Ambas versiones no hicieron más que aumentar la preocupación de los iraníes. 

Una curiosidad: hasta hoy, Israel no ha asesinado a ningún clérigo, ni éstos a ningún ciudadano israelí.

6. Jodeshun budan (habrían sido ellos mismos); esta versión circula ampliamente en redes sociales. El argumento es el siguiente: no había ni un solo ayatolá, ni un sólo Guardian Islámico entre las víctimas. Es más, no estaban ni en la zona “VIP”. No había ningún alto cargo del régimen central ni local (alcalde, el Imán de la ciudad) presentes, a pesar de la importancia del acto. Por otra parte, la propia familia de Soleimani tampoco estaba en el cementerio. Sus hijas disfrutaban de un concierto religioso en Teherán, a mil kilómetros de distancia. Que Narjes Soleimani, la hija del homenajeado dijera que “la sangre derramada en el aniversario de mi padre hará que el árbol del sistema sea más combativo y fuerte”, fue utilizado como argumento por los defensores de esta teoría.

Hace unos días, el gobierno anunció la ejecución de tres hombres del régimen acusándoles de trabajar para “el enemigo sionista”. Uno de ellos, Mohsen Saravani, del cuerpo paramilitar Basich (Reclutas), trabajaba directamente con la Oficina del Caudillo. El asesinato de Seyed Razi Mousavi, comandante secreto de los GRI en Siria por parte de Israel el 25 de diciembre también se atribuye a los infiltrados del Mossad.  

Ali Jamenei, a pesar de sus lazos con Hamás, las amenazas directas de Israel y el asesinato de dos de los cargos de los Guardianes de la Revolución Islámica (GRI) en Siria de las últimas semanas, ha intentado contener a los halcones militares en medio de la profunda crisis de legitimidad que vive la teocracia totalitaria y mientras tienen lugar protestas de las clases trabajadoras contra instituciones como la omnipresente Inquisición islámica. Sabe que Occidente ha dado por terminado el islam político que patrocinó a finales de la Guerra Fría contra la izquierda a nivel mundial. En 2023, la TCHI ejecutó al menos 760 iraníes, entre ellos 16 mujeres y dos menores, repartiendo además miles de latigazos. El temor a que las manifestaciones propalestinas se volviesen en contra del régimen ha convertido Irán en el único país de la zona donde no ha habido manifestaciones como las de Turquía o Yemen. 

¿Un atentado de Israel-EEUU? 

La primera “ciberguerra” de la historia fue organizada por Obama y Netanyahu, atacando con el virus Starnux a la central nuclear de Natanz de Irán: era menos costoso (un billón de dólares) que lanzar misiles o enviar tropas a Irán. También han recurrido a métodos convencionales de guerra como asesinar a varios científicos y militares iraníes dentro del propio país, sin olvidar que ambos son expertos en operaciones encubiertas. Sigan ustedes la ruta que recorrió un tal Robert Ford, agente de la CIA, para desmontar Irak, Siria y destruir la Revolución egipcia de Tahrir, o la Operación Susana de Israel en el Egipto de Nasser en 1954 (la única que de la que han reconocido la autoría), para descubrir cómo el yihadismo sunnita y chiita está al servicio de los objetivos de Washington-Tel Aviv.  

Implicaciones 

Después del atentado, los GRI lanzaron una masiva redada, no para localizar a las células terroristas o los agentes del Mossad distribuídos por Irán, sino a cientos de iraníes que cuestionaban la versión oficial en las redes, acusándoles de “ofender a los mártires de Kerman”: ¿Están militarizando aún más las calles del país ante el aumento de las protestas de la clase obrera (sobre todo del sector petrolífero) utilizando esa tragedia como excusa para hacerlo? El único beneficiario de la actual situación en la zona es la extrema derecha de varios países.   

El hashtag #BanTerroristAccounts exige la desaparición de los “miembros de los Tribunales de la Inquisición” en las redes sociales iraníes. 

Que los ayatolás se desentiendan no aleja el monstruo de la guerra imperialista contra Irán: deberían presentar iniciativas de dialogo, tanto con las fuerzas políticas internas (todas perseguidas) y la sociedad civil iraní, como con los países de la región, en lugar de seguir con la escalada bélica, arrastrando a millones de iraníes hacia la destrucción; según el clero hacia el “sagrado martirio en aras del islam”. 

Oriente Próximo se encamina al abismo

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Dos musulmanas vestidas con el velo integral, en una calle de Lleida. / RAMON GABRIEL / DEFOTO
Leer más

Las prisiones textiles · por Pilar Rahola

El progresismo impide una y otra vez que hablemos del Islam y de los retos que nos plantea.…
Franco y el obispo
Leer más

Iglesia y franquismo · por María Toca

I Ley de Sucesión a la Jefatura de Estado de 1947, en su artículo primero, define a España…
Total
0
Share