PSOE rechaza cambiar la financiación de la Iglesia pero espera avanzar hacia su autosuficiencia en próximos años

En el primer proyecto presupuestario del Gobierno de Zapatero no se ha variado el esquema del PP

El PSOE reafirmó ayer en el Pleno del Congreso su rechazo a la supresión del adelanto no reintegrable que el Estado proporciona anualmente a la Iglesia católica, expresando no obstante su deseo de que, en próximos años, se constaten avances en su autofinanciación. Así lo explicó el portavoz económico socialista, Ricard Torres, ante la enmienda de Izquierda Verde (IU-ICV) para poner fin a la sobrefinanciación de la que, a su juicio, disfruta la Iglesia católica.
   Según indicó, el actual sistema tiene su origen en los acuerdos de 1979 con la Santa Sede y en la actualidad implica que el Estado sigue asumiendo el compromiso del sostenimiento de la Iglesia católica, lo que "tiene sus raíces en acontecimientos históricos y seculares". "Pensamos que se tiene acomodar en el tiempo esa autofinanciación que la propia Iglesia está hablando y que en próximos años habrá que ir constatando que se va avanzando, siempre dentro del marco de lealtad y respeto entre las instituciones",
apostilló.
   La legislación vigente establece que el Estado adelanta a la Iglesia católica una cuantía como anticipo de los ingresos calculados por la vía del 0,5 por ciento de las declaraciones de la renta donde el ciudadano marca la casilla del sostenimiento económico de la Iglesia.
   Esa cantidad a cuenta, que se fija anualmente en los Presupuestos, es superior a la recaudación que finalmente se obtiene con el porcentaje del IRPF y sin embargo el diferencial nunca se devuelve al Estado, sino que queda en manos de la Iglesia.
   En el primer proyecto presupuestario del Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero esta situación no ha variado, y en la disposición adicional decimoprimera de la Ley de Presupuestos se concreta que en 2005 los pagos mensuales a la Iglesia serán de 11,78 millones de euros. A continuación se señala que la cuantía adelantada en 2004 se eleva a definitiva, con lo que tampoco habrá devolución al Estado.

Enmienda de IU-ICV
   Precisamente IU-ICV reclamaba en su enmienda, defendida ayer por su portavoz, Joan Herrera, que no se eleven a definitivas las cantidades entregadas a cuenta a la Iglesia en el año 2004 hasta que la diferencia sea devuelta al Estado. También demandaba que el total de los pagos a cuenta de 2005 no sobrepasen la cantidad recaudada en concepto de asignación tributaria para la Iglesia en el presente ejercicio.
   Esta misma idea venía siendo defendida por el PSOE en los últimos años por boca de su actual secretario de Libertades Públicas, Alvaro Cuesta, que este primer año de Gobierno socialista quiso volver a plantearla, pero esta vez no obtuvo vía libre de su dirección parlamentaria.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...