Protestan ante el Papa por injusticia y corrupción permitida en Andorra en la que el obispo de la Seu es copríncipe

El día 7 de octubre de 2015 las EuroMarchas organizaron una jornada de protesta en Andorra, país del que es Copríncipe, el Obispo de la Seu d’Urgell.
Después de casi un año el obispo de la Seu d’Urgell ha ignorado su contenido y los autores de la protesta consideran un acto de reafirmación la invitación a Mons. Paul R. Gallagher, Arzobispo Secretario de la Santa Sede a visitar Andorra los días 7 y 8 de septiembre, Fiesta Nacional del País.
Por ello se preguntan «¿Cómo puede el Vaticano apoyar con la visita del Arzobispo Secretario de la Santa Sede la política llevada a cabo por el Gobierno de Andorra, país en el que no se respetan los derechos humanos más elementales?»
El Principado no muestra ningún respeto por los derechos de los trabajadores. La política de inmigración es sumamente restrictiva. El derecho de voto está restringido sólo a los andorranos, incluso en las votaciones locales. La independencia de la justicia está seriamente cuestionada y la mendicidad prohibida.
Enumeran las razones de su protesta ante la injusticia y la corrupción permitida por el obispo copríncipe de Andorra: «Las puertas de Andorra han permanecido cerradas a los inmigrantes, pero abiertas de par en par a los evasores fiscales y a los ricos residentes extranjeros. La vocación de la banca andorrana como paraíso fiscal se reafirma con su internacionalización hacia las localizaciones offshore más importantes del mundo, como son Panamá, Luxemburgo, Suiza, Mónaco, Bahamas, Islas Vírgenes y otros. Las puertas de Andorra se abren de nuevo para facilitar la elusión fiscal de particulares y empresas españoles hacia el Principado. Andorra ha introducido impuestos por primera vez en su historia para captar capitales, atraídos por su baja fiscalidad, practicando una competencia desleal, en lo que se denomina “dumping fiscal.”
Denuncian que esas políticas fiscales agresivas de Andorra se traducen en recortes en servicios públicos para los ciudadanos del Estado español. La sanidad, la educación y otros servicios básicos se ven seriamente perjudicados en detrimento de las clases más débiles.
Con su carta al Vaticano piden que el Papa reconsidere la visita de Mons. Gallagher a Andorra, y desearíamos que también sirviera de reflexión sobre la figura del Copríncipe.  Andorra aparece en la lista de Paraísos Fiscales de la Comisión Europea. Y se pregunrtan: «¿Es aceptable que el Obispo de la Seu d’Urgell siga siendo Copríncipe de un Paraíso Fiscal?»
Em la carta que hace un año dirigieron al obispo se señalaba:
Creemos que hay una serie de aspectos del Principado que colisionan con los valores que defienden las EUROMARCHAS, y que le quisiéramos transmitir:
En el país del que Ud. es Copríncipe:

– La mendicidad está prohibida. Si es delito ser pobre, cada vez somos más los delincuentes.
– Sólo uno de cada cuatro habitantes tiene derecho a voto.
– No se respetan los derechos más elementales de los trabajadores, como son el de recibir un subsidio de desempleo o hacer huelga. Por estos y otros motivos, Andorra no se ha adherido a la OIT (Organización Internacional del Trabajo).
– Los permisos de trabajo y de residencia se poseen y se pierden. Según la Ley de inmigración andorrana cada renovación está ligada a un contrato de trabajo, con lo cual muchas personas pierden las autorizaciones y los derechos adquiridos al perder el empleo.
– Los trabajadores transfronterizos de La Seu y otras comarcas, estás desprotegidos, ante una situación laboral sujeta a unas cuotas injustas que no les permiten acceder a un puesto de trabajo en el Principado. Muchos de ellos se encuentran en situaciones precarias.
– Las puertas están abiertas a los que quieren residir para pagar menos impuestos en España. ¡Andorra quiere ricos rentistas, y no pobres trabajadores!
Andorra ha estado incluida recientemente a la lista de 30 Paraísos Fiscales no cooperativos por la Comisión Europea.
– El Principado niega sistemáticamente información a los jueces españoles sobre cuentas bancarias, que sería vital para esclarecer presuntos casos de corrupción.
Gran parte de los impuestos que deberían sufragar los gastos en sanidad, educación y otras prestaciones sociales de los Estados, van a parar a los Paraísos Fiscales. La elusión y la evasión fiscal son las responsables. La primera es legal, pero éticamente reprobable, y que Andorra espera explotar con el CDI (Convenio para evitar la doble imposición) firmado con España. La segunda ilegal, y practicada por el Principado durante muchos años. Ambas prácticas provocan pobreza y exclusión social, en beneficio de unas élites egoístas y depredadoras.

Nos rebelamos contra la nueva esclavitud de salarios de miseria y precariedad, en un mundo donde los ricos son cada vez más ricos y se criminaliza al pobre, por el mero hecho de serlo, echándolo de su casi si es preciso, y negándole una segunda oportunidad y un futuro. Europa rescata bancos, pero no personas, a las que condena a una vida de exclusión.
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...