Prohibido aparcar por la gracia de dios

¿Para qué encomendarnos a las leyes humanas si podemos hacerlo a las divinas? Así ha debido pensar la policía local del municipio de La Gineta, en Albacete que, sin encomendarse a dios ni al diablo, o puede que sí al primero, han colocado placas de prohibido estacionar para “la procesión del cristo”. Y todo ello sin el menor procedimiento administrativo ni tampoco ninguna orden de autoridad municipal competente. Estará bien cuando algún vecino recurra la posible sanción y solicite el precepto infringido y autoridad que ordena la prohibición de estacionamiento. Aunque también puede que las sanciones se reduzcan a tres padrenuestros y dos avemarías, teniendo en cuenta que solo hablamos de pecados más que de infracciones, y si  no que venga dios y lo vea.

Estaría bien recordar que las leyes son para todos, incluida la Iglesia católica. También para ella la Administración debe realizar los preceptivos trámites para sus manifestaciones en la vía pública, incluido el tramitar el correspondiente expediente administrativo para declarar la excepcionalidad que supone la prohibición de estacionar en las calles que son de todos.

Habría que recordarles que hasta ellos mismos admiten eso cuando dicen aquello de que a dios lo que es de dios y al césar lo que es del césar. Aunque, claro, parece que predicar no es dar trigo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...