Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Por una Europa laica

La laicidad supone en Europa un camino secular de separación de las iglesias y el Estado, de independencia y neutralidad del Estado, de los Poderes Públicos, frente a las creencias religiosas.

Ciudadanía y laicidad son consustanciales, inseparables la una de la otra. Si la ciudadanía hace iguales a todos los individuos ante el Estado porque todos son ciudadanos, la laicidad tiene por objeto la consecución de la igualdad en el ejercicio y titularidad del derecho de libertad de conciencia, dicho de otro modo, la laicidad concreta y garantiza la igualdad de todos con independencia de las creencias, convicciones, ideas u opiniones de cada uno.

La laicidad supone en Europa un camino secular de separación de las iglesias y el Estado, de independencia y neutralidad del Estado, de los Poderes Públicos, frente a las diferentes creencias religiosas. El principio de neutralidad obliga a Poderes Públicos e Instituciones Públicas a ser imparciales respecto a las creencias o convicciones de sus ciudadanos, sean religiosas o no, porque todos ellos son ciudadanos y no pueden ser ciudadanos de primera o de segunda según el tipo de creencias o convicciones. La neutralidad es una exigencia de no discriminación por motivos ideológicos o religiosos que establece el artículo 14 de la Constitución así como una exigencia al principio de pluralismo consagrado en el artículo 1 por el que los Poderes Públicos deben garantizar el pluralismo religioso, de tal manera que puedan coexistir confesiones y creencias diversas, sin situaciones de privilegio.

Únicamente unos Poderes Públicos independientes y neutrales pueden garantizar el derecho de libertad de conciencia, es decir, el derecho a tener, o no, unas u otras creencias, convicciones, ideas u opiniones, así como el derecho a expresarlas o manifestarlas y a no ser obligado a comportarse en contra de éstas, sin más limitaciones que las que se derivan de la protección del derecho de los demás al ejercicio de sus libertades públicas y derechos fundamentales, así como la salvaguardia de la seguridad, de la salud y de la moralidad pública, elementos constitutivos del orden público protegido por la ley en el ámbito de una sociedad democrática.

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Leer más

Madre como Dios manda

La presidenta de la Comunidad de Madrid quedará este viernes investida en su segundo mandato. En el debate de…
Total
0
Share