Polémica por un presupuesto especial para estudiantes judíos ortodoxos

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, desató una polémica al incluir en el próximo presupuesto del Estado hebreo "una partida especial" para los estudiantes judíos religiosos ortodoxos, a pesar de una reciente decisión del Tribunal Supremo.

La Knesset (Parlamento) aprobó en la noche del lunes a este martes el proyecto de presupuesto para los años fiscales 2011 y 2012 por un monto equivalente a 155.000 millones de dólares.

Este texto, que debe aún ser aprobado en segunda y tercera lecturas, provocó reacciones en el seno del Partido Laborista, miembro de la mayoría, debido a un rubro equivalente a 30,7 millones de dólares destinado a los judíos ortodoxos casados, padres de tres hijos y considerados como pobres, que se consagran al estudio de la Torá.

Los estudiantes 'haredim', literalmente los "que temen a Dios", ultraortodoxos, están exentos de servicio militar obligatorio (tres años para los hombres) con la condición de que estudien hasta los 25 años en institutos de estudios talmúdicos o 'yechivot'.

Este privilegio, que favorece a un número creciente de personas, provoca la cólera de la opinión laica, que reprocha a los judíos ortodoxos ser "una carga".

En su mayoría, los 'hombres de negro' de Israel se abstienen de trabajar para estudiar la Torá, subsisten gracias a donaciones otorgadas por los 'yechivot' y a los subsidios familiares.

Creada hace varias décadas, esta asignación especial obtenida de un fondo de reserva, es habitualmente aprobada automáticamente, sin voto del Parlamento, bajo concepto de "arreglos económicos especiales" del gobierno.

Hace poco, un decreto del Tribunal Suprema prohibió este modo de financiamiento, considerado como algo desigual por los otros estudiantes. Netanyahu provocó un escándalo dando a entender que iba a soslayar el decreto utilizando la vía parlamentaria.

Autorizados a votar en conciencia, tres diputados laboristas de 13, entre los cuales los ministros Binyamin Ben Eliezer y Avishai Braverman, votaron contra este presupuesto. Sometidos a la disciplina del voto, las cinco otra formaciones de la coalición gubernamental -entre los cuales evidentemente están los partidos religiosos- votaron por el contrario aprobando la ley de finanzas.

El domingo, Netanyahu había anunciado que una comisión 'ad honorem' se preocuparía de esta cuestión, pero finalmente renunció para satisfacer las exigencias de los partidos religiosos Shass (11 diputados) y Judaísmo unificado de la Torá (5 diputados), que pertenecen a la coalición en el poder.

"Cayeron las máscaras. Los que prometieron de lo alto de sus tribunas que no apoyarían la ley sobre los estudiantes haredim probaron que su palabra no vale nada", reaccionó en un comunicado el partido de oposición Kadima (centrista), de Tzipi Livni.

Interrogado por la radio pública, un dirigente de Kadima, Ronnie Bar-On, dijo que era "normal ayudar a los estudiantes 'haredim', pero no de esta manera, soslayando un decreto del Tribunal Supremo".

El ministro de Finanzas, Yuval Steinitz, calificó las protestas de "tempestad en un vaso de agua, pues desde hace 30 años, los estudiantes ultraortodoxos han sido financiados de esta manera".

Archivos de imagen relacionados

  • israel apoyo judios ortodoxos
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...