Perú: La iglesia evangélica gana terreno en la vida social y política del país

Representantes de esta confesión ahora son parte de la vida política y buscan reivindicar sus ideas

La comunidad cristiana evangélica crece en el país, y en pocos años ha alcanzado el 15 % del total de la población, solo detrás de los fieles que se confiesan católicos y que son, hasta ahora, la mayoría.

Pero no solo tienen participación en la vida religiosa o de comunidad, sino que también se han sabido introducir en la vida política a través de representantes de distintos partidos políticos.

Por ejemplo, el pastor Santana, vinculado a Fuerza Popular al igual que el pastor Rosas, exlegislador de Alianza para el Progreso. Del mismo modo, la parlamentaria Tamar Arimborgo, del fujimorismo.

Pero no solo en el Perú, sino también en otros países como Brasil, con el presidente Jair Bolsonaro, un ultraconservador y religioso que muchas veces parece ser más papitas que el papa.

O en Bolivia, la reciente autoproclamada presidenta Jeanine Áñez, quien juró y dijo retornar la biblia al Palacio Quemado a pesar de que la Constitución asegura que su país hay un Estado Laico.

Sin embargo, con el avance de políticas públicas sobre los derechos civiles como el aborto, el matrimonio igualitario o el enfoque de igualdad de género, estos grupos han cerrado filas con movimientos en Perú como Con Mis Hijos No Te Metas.

La controversia ahora está si los grupos conservadores logran cautelar la Constitución actual o si los grupos liberales y progresistas logran modificarla para quitarle protagonismo a los grupos religiosos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...