Paso de EEUU para citar al Papa en un juicio por abusos

El Vaticano, inquieto por el rechazo de un recurso que alegaba inmunidad papal

La sentencia del Tribunal Supremo de EEUU que rechazó el lunes el recurso en el que los abogados del Vaticano alegaban que el Papa no puede ser investigado por casos de pederastia eclesial por razones de inmunidad abrió nuevas posibilidades que pueden causar graves problemas al Estado pontificio. Ayer era la fiesta de San Pedro, principal patrono del Vaticano, y nadie en la Santa Sede comentó oficialmente la resolución, pero oficiosamente fuentes de la curia romana reconocieron que se les avecinan nuevos problemas de imagen y referentes a las indemnizaciones a las víctimas.

«La sentencia no significa que estuviéramos equivocados, sino que por ahora el caso no puede ser examinado a nivel del Tribunal Supremo», comentó Jeffrey Lena, abogado de los intereses vaticanos. «Llevaré al Papa al tribunal», sacó pecho por su parte Jeff Anderson, el letrado de varias asociaciones de víctimas que presentó la primera demanda en el 2002, quien profundizó: «El Vaticano se escondió tras una muralla de inmunidad y actuó como si estuviera por encima de las leyes. Hemos resquebrajado ese muro».

Los abogados del Vaticano, recomendados por la Casa Blanca, arguyen que los sacerdotes no son empleados del Estado pontificio, ya que este «no les paga un sueldo, ni la jubilación, ni controla sus actos».

ALEJADO DE IRLANDA / El Supremo estadounidense reconoció que, de momento, la situación judicial de la cuestión no es de su competencia. El recurso ante el Supremo fue presentado por un tribunal del estado de Oregón, que procesa a un cura, ya fallecido, que fue alejado de Irlanda por pederasta y trasladado a un colegio masculino de EEUU, donde supuestamente reincidió.

La vista oral puede proseguir ahora, pero si el tribunal local admitiera una citación del Papa como testigo o corresponsable de los abusos, entonces debería intervenir de nuevo el Tribunal Supremo, ya que Benedicto XVI es jefe de Estado.

Desde el 2000 los obispos de EEUU denuncian ante los tribunales civiles a los religiosos sospechosos de pederastia para no pasar como sus encubridores y evitar asumir las indemnizaciones. Hasta la fecha las diócesis norteamericanas han pagado casi 1.000 millones de euros por daños a 1.835 víctimas de abusos.

En Bélgica, las víctimas de abusos sexuales de menores por parte del clero reclamaron ayer la creación de una comisión de investigación parlamentaria para acabar con la ley del silencio impuesta por la jerarquía eclesiástica del país durante décadas para ocultar esos delitos, informa Eliseo Oliveras. Un grupo de víctimas se manifestó frente a la catedral de Bruselas para respaldar la petición. Opinan que es la única vía para lograr la transparencia que la Iglesia rechaza.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...