Parlamento francés debate prohibición a velos islámicos

La ministra de Justicia asistió al parlamento el martes para defender una iniciativa de ley que podría prohibir el uso de velos islámicos en público bajo el argumento de que ocultar el rostro ante la población es una violación a los valores franceses.

El discurso de Michele Alliot Marie en la Asamblea Nacional marcó el comienzo de un debate parlamentario sobre la iniciativa. Muchos creen que terminará por convertirse en ley, a pesar de los temores de muchos musulmanes franceses que creen que se les estigmatizará con ella.

El gobierno ha utilizado varias estrategias para promover la propuesta, presentándola a veces como una forma para promover la igualdad entre los sexos, para proteger a las mujeres oprimidas y asegurar la seguridad en los lugares públicos.

Por su parte, varios especialistas en derecho argumentan que la ley violaría la constitución.

Alliot Marie sostuvo que la propuesta no tiene nada que ver con la religión ni la seguridad, sino que simplemente se trata de que la vida en la república francesa se "realiza con la cara al descubierto".

"Es una cuestión de dignidad, igualdad y transparencia", dijo en un discurso que apenas mencionó los velos musulmanes.

Las autoridades han pasado apuros para redactar una iniciativa que no señale exclusivamente a los musulmanes, pero la propuesta se conoce coloquialmente como la "ley anti-burka", aunque oficialmente se llama "iniciativa para prohibir cubrirse la cara en público".

Aunque los pañuelos musulmanes para cubrirse la cabeza son comunes en Francia, los velos que cubren el rostro son inusuales. El Ministerio del Interior dice que solamente unas 1.900 mujeres en Francia los utilizan.

Aún así, la planeada prohibición podría ser un punto de inflexión para el islam en un país con una población musulmana de al menos cinco millones, la más grande de Europa occidental.

Francia está determinada a proteger sus arraigados valores laicos, y el gobierno conservador ha alentado la existencia de un islam moderado que respete el Estado laico. La semana pasada, el primer ministro Francois Fillon inauguró una mezquita en los suburbios de París.

Se espera que los legisladores en la Asamblea Nacional, la cámara baja del parlamento, voten sobre la propuesta el 13 de julio. La medida pasaría al Senado en septiembre.

La ley prohibiría el uso de velos que cubren el rostro como el nicab y la burka en todos los lugares públicos, incluso en la calle. Establece multas de 150 euros (185 dólares) o clases de ciudadanía a mujeres que violen la ley, y en algunos casos ambas sanciones.

Parte de la iniciativa está destinada a los esposos y padres que imponen el uso de estos velos a las integrantes de sus familias. Las personas que resulten culpables de obligar a una mujer a utilizar este tipo de velo podrían ir un año a prisión y ser multadas con 30.000 euros, mientras que las sanciones se duplican si la víctima es una menor de edad.

Francia no acepta "ataques a la dignidad humana", dijo Alliot Marie. "No tolera el abuso a las personas vulnerables".

Los socialistas de la oposición francesa están de acuerdo con la mayor parte de la iniciativa, aunque sostienen que la prohibición debería ser efectiva sólo para ciertos lugares como los edificios gubernamentales, hospitales y el transporte público.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...