Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Padres de alumnos objetores a la Educación para la Ciudadanía acusan falsamente a los centros

Padres de alumnos objetores acusan falsamente a los centros de coaccionar a sus hijos para que den dicha asignatura, cuando simplemente se limitan a cumplir la ley y hacerles constar su obligación como cualquier otra materia. Lamentablemente la Delegación se lava la manos con la autonomía de los centros, como si estos pudieran decidir las asignaturas que da o no da un alumno.
 

Es preocupante que esta situación se vaya extendiendo por IES de distintas zonas de España mientras la Administración está  a la espera de as resoluciones judiciales o se limita a las declaraciones de rigor.

Esta es una de las noticias, que el director del centro rechaza por falsa.

Estudian denunciar a un director por obligar a dos objetoras a dar clase

Los padres de una alumna del IES Guadalpín, de Marbella, aseguran que su hija recibe amenazas y burlas y que es coaccionada para que reciba la asignatura

Los padres de una alumna de tercero de ESO del IES Guadalpín, de Marbella, meditan iniciar acciones legales contra el director del centro, ya que aseguran que obliga a esta escolar y a una compañera a entrar en clase y estudiar la asignatura de Educación para la Ciudadanía, a pesar de que sus familias se han declarado objetoras de conciencia y han presentado en el centro una carta en la que expresan esta decisión, mientras están a la espera de una resolución judicial.

Guadalupe, la madre de esta escolar, explica que hace tres meses, en concreto, el 3 de julio, entregó en el instituto la objeción y "todavía no nos han contestado", asegura, ni siquiera desestimando esta petición. Por este motivo, al principio de curso, planteó la posibilidad de recoger a su hija una hora antes del final del horario lectivo, ya que esta materia se imparte los lunes a última hora. "Y me dijeron que no era posible, ya que en horario lectivo los alumnos deben estar en el centro, si no se consideraría absentista", añade la madre.

A raíz de esto, pidió una cita con el director del instituto, "pero no me daba cita y me costó mucho que me atendiera por teléfono", prosigue. En esta conversación telefónica, según la madre, el director le comunicó que la niña estaba obligada a entrar en clase de Educación para la Ciudadanía porque era una asignatura obligatoria y para eso estaba matriculada en tercero de la ESO.

Tras esta discusión, los padres de la menor se plantearon denunciar al centro y al director y para ello se pusieron en contacto con el abogado de la Plataforma Malagueña Educación y Libertad, ya que, según explica Guadalupe, "las niñas aún entran a clase y reciben amenazas y les ponen en aprietos ante el resto de compañeros y se burlan por no querer estudiar la materia", insiste. "Son dos niñas con un expediente brillante y con un comportamiento magnífico. No pueden tener quejas de ella y no se merecen sufrir esta situación".

Los padres de esta alumna son conscientes de que si no asiste a esta clase, a pesar de la objeción, si no existe una resolución judicial favorable a las familias, la niña pasará de curso pero con la materia suspensa.

Guadalupe sostiene que ha tenido oportunidad de leer varios libros de texto de Educación para la Ciudadanía, incluido el de su hija, y que la decisión de objetar la basa en que está en contra de la ley y de que la asignatura sea obligatoria. "No creo que los valores morales que reciba mi hija tengan que depender del gobierno de turno", concluye.

Niegan los hechos. Fuentes de la Consejería de Educación negaron que se hayan producido coacciones o amenazas en ningún instituto para estudiar esta asignatura. Del mismo modo, explicaron que los centros tienen autonomía para determinar las medidas a tomar ante estos casos y que el director del centro, aunque sea la autoridad administrativa, como funcionario público, no tiene poder coercitivo, "y menos ante alumnos que ya tienen 15 años".

"El padre que objeta y que no quiere que su hijo vaya a clase, sabe de antemano que va a suspender la asignatura, a no ser que el niño esté exento y, por tanto, no se evalúa", añadieron las fuentes de la Consejería, que compararon Educación para la Ciudadanía con Matemáticas o Lengua. "El procedimiento es idéntico", finalizaron.

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Leer más

Escuela y Memoria

Reseña del libro de Enrique Javier Díez Gutiérrez ‘La asignatura pendiente’ (Plaza Valdes Editores, 2020) El autor revisa…
Total
0
Share