Obispo de Aguascalientes: las preferencias sexuales diferentes son como la diabetes, la sífilis y la gonorrea; deben ser atacadas para no “contagiar»

El obispo de la Diócesis de Aguascalientes, José María de la Torre, calificó a las personas homosexuales como gente enferma, a la que habría que curar.

Imagínense que de hoy en adelante los diabéticos sean dados de alta, y  que ya no vaya a recibir terapia en el seguro social porque los médicos se pusieron de acuerdo  que la diabetes no es enfermedad. O  decir: la sífilis es hoy una medalla de premio. Que son honorables y van hacer reconocidos los sifilíticos y los gonorréicos. Oye espérate, es una enfermedad contagiosa. Esto provoca daños en la sociedad, así que, por más que quieran a una persona que está enferma, pues no le pueden decir que está en salud”.

El jerarca católico se sumó al llamado de la Arquidiócesis Primada de Méxicoque aseveró que está comprometida la viabilidad del futuro de la humanidad por los embates contra la familia por la aprobación de los matrimonios homosexuales, el incremento en el divorcio y la legalidad del aborto.

Todos estos son enfermedades, pudiéramos decir, de la familia contemporánea, unas más graves que otras pero es necesario curarlas porque de otra manera la familia perecerá y perecerá la civilización entera”, dijo.

Dijo que la Iglesia está obligada a hacer una contribución, al igual que el gobierno, los padres de familia, para generar una solución y no ser parte del problema.

Por eso lo que dijo el Papa, el error hay que denunciarlo, pero al que se equivoca hay que acogerlo, se distinguen los dos”.

Sobre el caso del sacerdote Krzysztof Charamsa, quien sacudió a El Vaticano al hacer públicas sus preferencias sexuales, monseñor recalcó las palabras del Papa.

La Iglesia no se avergüenza de llamarlos hermanos; con este espíritu le pedimos al señor que los acompañe distinguiendo las cosas, facilitamos verdad.  Yo también me he esmerado en distinguir esta dos cosas y que no se sientan ni agredidos ni ofendidos porque se les dice la verdad”, agregó.

Aclaró que el hecho de que el Papa se entrevistara con Yayo Grassi, una persona homosexual, no quiere decir que apruebe las prácticas homosexuales.

Señaló que las puertas están abiertas para las personas homosexuales en la Iglesia católica.

Ellos pueden acudir a misa, recibir la bendición, confesarse, como todos lo hacemos. Esto nos ha ayudado a los sacerdotes para madurar y tratar de ser más comprensivos ante la situación difícil y dolorosa”.

Agregó que la Iglesia se preocupa por ellos, más que por su situación.

Si deslindamos el pecado del pecador, la enfermedad del enfermo, pues sin duda alguna es un buen diagnóstico. A partir de ahí se puede, con la verdad y con la misericordia, dar una solución adecuada”.

María de la Torre hizo un llamado a las autoridades a actuar con responsabilidad en el tema de los matrimonios entre personas del mismo sexo.

A que hagan lo que crean mejor y sean responsables, así como yo hago lo que creo que es mejor, que fueran más al unísono a favor de la familia, pero bueno, ¿qué hacemos?  Ellos defienden  como un derecho humano. Yo me pregunto: ¿en qué se fundamentan?  ¿Qué es un derecho? ¿Qué es una familia?”, puntualizó.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...