Ni velo ni ablaciones

Un pueblo de Quebec aprueba unas normas de conducta para los inmigrantes musulmanes El texto anima a lucir el rostro, beber alcohol y bañarse en la piscina

Un pequeño pueblo de Quebec ha provocado un terremoto en Canadá . Hérouxville, de 1.338 almas censadas y claras reminiscencias francesas, esta semana se ha dotado de unas Normas de convivencia que, entre otras cosas, prohíben la lapidación de mujeres, llevar velos que cubran la cara o comprar carne halal (de animales sacrificados con el rito musulmán).
El código, elaborado por el concejal André Drouin y firmado por los siete ediles de esta localidad, estipula que en Hérouxville hay que "mostrarse a rostro descubierto", se puede beber alcohol y las personas de distinto sexo pueden bañarse juntas en la piscina. "No somos racistas, defendemos nuestra cultura", replica Drouin a una pregunta sobre la posibilidad de incurrir en racismo. "Es para decirles a los inmigrantes que puedan venir aquí: así es como funcionan las cosas", recalca el concejal.

Decisión preventiva
Ante el aumento de solicitudes de residencia por parte de personas de distintas religiones en las grandes ciudades, Hérouxville teme perder su "identidad". Por eso, el municipio ha elaborado ese código de conducta que tiene como objetivo desalentar a algunos inmigrantes. La iniciativa, que ha hecho correr mucha tinta en Canadá, ha generado un debate sobre los llamados "compromisos razonables": la obligación jurídica de favorecer la adaptación de aquellas personas que tengan necesidades especiales. Esta tolerancia es calificada de "excesiva" por algunos vecinos.
En Quebec, un ciudadano o un grupo de personas pueden invocar una necesidad concreta para pedir a una institución una "conciliación". Posteriormente se examina si merece o no el calificativo de "razonable". El pasado año, la Comisión de Derechos de la Persona de Quebec reprochó a un centro de enseñanza de Montreal que no hubiera puesto una sala de oración a disposición de estudiantes musulmanes.
Y han surgido otras controversias, como el hecho de que los conductores de religión sij estén exentos de llevar casco en el recinto portuario de Montreal o la decisión de un club deportivo de oscurecer completamente sus cristales a petición de una comunidad judía jasídica molesta por la visión de mujeres vestidas con ropa deportiva.
"Consideramos que los hombres y las mujeres tienen el mismo valor (…) por consiguiente estimamos como fuera de la norma (…) el hecho de matar a mujeres mediante lapidación en la plaza pública o quemándolas vivas, quemarlas con ácidos o practicarles ablaciones", establecen las normas de los ediles de Hérouxville, quienes enviaron una copia de sus preceptos a los ministros de Inmigración de Quebec y Canadá.
Contrariamente a los cosmopolitas Montreal o Toronto, los inmigrantes se cuentan con los dedos de una mano en Hérouxville, pero ha dado notoriedad a este pueblo en el debate sobre los "compromisos razonables". El texto aprobado, que no tiene rango jurídico, pide a los ciudadanos que se muestren con "la cara descubierta" y no renuncien a sus costumbres.

Récord en internet
Entretanto, la página de Hérouxville en internet bate récords desde hace algunos días y los correos electrónicos sacan chispas. Los hay de todo el mundo: Japón, Costa Rica, Australia y EEUU. La mayoría de apoyo, afirma el responsable de la web, Bernard Thompson.
Las normas de conducta de Hérouxville distan mucho de concitar la unanimidad. Algunos califican a sus habitantes de practicar el "racismo" y la "xenofobia". "No se es ni racista, ni xenófobo", se defiende Roger, de 62 años, en el único restaurante del pueblo. Este profesor jubilado lamenta la suavidad mostrada por los independentistas del Partido de Quebec, que deberían defender la "identidad de Quebec", pero "no lo hacen".

La derecha sube
El caso es que las últimas encuestas, desveladas el pasado lunes, revelan que los independentistas pierden apoyos en favor de la derechista Acción Democrática de Quebec, cuyo dirigente Mario Dumont denunció el "excesivo apoyo" de las minorías en Quebec.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...