Nacen los teocons en Italia, con Marcello Pera al frente

Son llamados teocons porque defienden una refundación ideológica cuya bandera es la “civilización cristiana”. Su promotor es el actual presidente del Senado italiano, Marcello Pera, dirigente de Forza Italia (el partido de Berlusconi) y muy amigo de José María Aznar y de Joseph Ratzinger, actualmente Papa Benedicto XVI. Su Manifiesto por Occidente alerta sobre la incapacidad moral que tiene Europa para responder a los ataques del Islam, porque “se ha rendido al relativismo".

Marcello Pera ha encendido una nueva luz para aquellos que creen que Europa se ha quedado sin valores, defienden sus raíces cristianas, y creen que el Islam es una seria amenaza porque con el laicismo imperante no encuentra obstáculos. En Italia se les llama teocons, en alusión a los neocons (neo-conservadores, que en Estados Unidos iniciaron una corriente de pensamiento conservadora radical, que defiende a ultranza el individualismo y el liberalismo económico).

Occidente, en crisis
El Manifiesto por Occidente, que sigue fielmente las ideas del Papa Benedicto XVI, empieza así: “Occidente está en crisis. Atacado desde el exterior por el fundamentalismo y el terrorismo islámico, no es capaz de responder al desafío. Destrozado desde el interior por una crisis moral y espiritual, no encuentra valor para reaccionar”. Pera aclara que cuando se refiere a Occidente, se trata esencialmente de Europa.

Aznar y la AES, de acuerdo
Esta crítica a la falta de “entereza moral” de Occidente, ha sido suscrita por las corrientes de la derecha, no sólo en Italia. En España José María Aznar ha manifestado en numerosas ocasiones esa misma opinión. Pero incluso partidos más a la derecha del PP, como Alternativa Española (AES), apoyan explícitamente el Manifiesto.

Raíces cristianas, la Familia y la Vida
AES “aplaude” la iniciativa porque destaca “el reconocimiento de que Europa se encuentra minada por una crisis moral y espiritual”, y rechaza la “tentativa laicista de relegar la dimensión religiosa solamente a la esfera privada”. El partido entiende que el Manifiesto “reclama propuestas para la defensa de la identidad de Europa, de sus raíces cristianas, de la Familia y de la Vida en consonancia con la Ley Natural y la Moral objetiva”.

El laicismo
La AES se felicita, además, de que con este movimiento, “se rompa el consenso silencioso del discurso de lo políticamente correcto del progresismo y del centroderecha conformista”. El Manifiesto lo dice claro: “Nuestras tradiciones se han puesto en discusión. El laicismo o el progresismo reniegan de las costumbres milenarias de nuestra historia. Así, se desvirtúan los valores de la vida, de la persona, del matrimonio, de la familia. Se predica el idéntico valor de todas las culturas. Se deja sin guía y sin regla la integración de los inmigrantes”.

Culpabilidad y apatía
El diagnóstico del mal que aqueja Europa es para Marcello Pera la difusión de “un síndrome de culpabilidad, de desmemoria y de desgana”. En el Manifiesto lo explica así: “Nos sentimos culpables de nuestro bienestar, nos avergonzamos de nuestras tradiciones, consideramos el terrorismo como una reacción a nuestros errores”.

El terrorismo
El político italiano advierte que no hay que olvidar que el terrorismo es una “agresión a nuestra civilización”, a la que Europa no responde: “El Islam es un riesgo. Pero sólo si Europa se rinde ante el buenismo, el relativismo, el multiculturalismo, el pacifismo. Es un riesgo si perdemos nuestra identidad”. Añade que con el “Islam fanático” no hay “ninguna posibilidad de diálogo”.

Pera y Berlusconi
Marcello Pera es un buen amigo del primer ministro italianao, Silvio Berlusconi, que ha defendido públicamente el ideario de este Manifiesto. El Manifiesto por Occidente, que ha sido respaldado por más de 8.000 firmas y por diversos políticos de la derecha italiana, se presentó el domingo en Bolonia, en plena campaña electoral. “No es un movimiento político, ni una lista electoral”, dijo su promotor.

Estado e Iglesia 
Sus once puntos, que tratan de distintos ámbitos de la vida moral y social, como “la religión”, “la vida”, “la familia” o “la educación”, definen una posición ideológica clara, que advierte ante el progresivo laicismo de la sociedad. Por ejemplo, de la “religión” afirma: “Tenemos el deber de confirmar la distinción entre Estado e Iglesia, sin ceder a la tentación laicista de relegar la dimensión religiosa solamente a la esfera privada”.

Los cambios ideológicos de Marcello Pera
Marcello Pera no ha sido siempre, como ahora, un ardiente defensor de los valores religiosos. Su carrera política se ha movido entre opciones ideológicas substancialmente diferentes. Comenzó su trayectoria política cerca del Partido Socialista, y en 1992 se presentó a las elecciones por el Partido Radical, defendiendo posturas claramente laicas y anticlericales. En 1994, recién creado el partido de Forza Italia, dijo de Berlusconi,según Wikipedia, que “está a medio camino entre un cabaretista desleído y un vendedor televisivo de manteles”. Sin embargo, desde que Berlusconi llegó al poder, es un gran aliado del presidente italiano, y es presidente del Senado desde 2001.

El “choque de civilizaciones”
Tal como él ha explicado, su visión cambió radicalmente desde el 11-S. Percibió entonces que Occidente se enfrentaba a un “choque de civilizaciones” y que Europa no podría responder como debía porque sufre una “decadencia moral” extrema. En la presentación del Manifiesto aludió a España y al 11-M: “Si los terroristas cometen una matanza en tu país y respondes retirando las tropas que combaten el terrorismo en primera línea, significa que crees ser culpable del acto terrorista que has sufrido”.

Aznar y Pera
La amistad de Pera con Aznar es manifiesta. El ex presidente del Gobierno español prologó un libro del político italiano, editado por la FAES, La fuerza de la identidad, donde dice que en Europa domina “el sentimiento de culpabilidad, rayano en el complejo de inferioridad”, y que en la vida política española la “tan vendida ‘Alianza de Civilizaciones’ [impulsada por Zapatero] no es sino uno de sus más tristes reflejos”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...