Musulmanes irrumpen en el Pleno de Getafe (Madrid) al grito de “no al cierre de la mezquita”

Al grito de “no al cierre de la mezquita”, o “no terroristas, somos musulmanes” han irrumpido en el Pleno un grupo de musulmanes que reclaman que se cancele el cierre de la mezquita de Las Margaritas, previsto para el próximo martes 18 de julio. “No queremos discutir, queremos convivir”, defendían en sus gritos. Han interrumpido el Pleno municipal durante algunos minutos y finalmente han sido “invitados” a abandonar el salón de Plenos.

Al Falah había organizado esta mañana una concentración frente al Ayuntamiento previa al rezo que también desarrollarán en la plaza del Ayuntamiento. También tiene prevista una marcha mañana sábado, previa a la citación de cierre de la mezquita que se producirá el próximo martes, 18 de julio, si no vuelve a detenerla la presión vecinal.


La alcaldesa de Getafe, Sara Hernández, y el concejal de Seguridad, Herminio Vico, han confirmado hoy en rueda de prensa que el próximo martes se procederá al cierre del local que la Asociación Al-Falah ha utilizado como centro de culto en el barrio de Las Margaritas.

Ayer, la Policía Local acudió al espacio con el objetivo de precintarlo, pero una concentración de varias decenas de personas impidió que esta acción se llevara a cabo.

Según ha explicado Vico, existe una resolución judicial que ordena el cierre del local que el Ayuntamiento tiene que acatar y Hernández ha indicado que este no está habilitado ni cuenta con las condiciones necesarias para ser un lugar de culto.

«El Gobierno municipal no va a permitir que se lleve a cabo una actividad en un espacio que no cumple con las debidas condiciones de seguridad, en el que caben 20 personas y no se pueden meter 200 para realizar el rezo», ha manifestado la regidora.

Hernández ha afirmado que se le ha notificado a Al-Falah que el centro «puede ser utilizado para cualquier actividad social, pero nunca como un lugar de culto».

La regidora ha recordado que ya hubo un requerimiento de cierre el pasado diciembre de 2016 y que, en aquella ocasión, Al-Falah hizo «una declaración responsable en el Ayuntamiento diciendo que ya no se iba a rezar mas en el local, que iba a usarse solo en términos administrativos y para actividades sociales y culturales».

Sin embargo, inspecciones realizadas posteriormente por parte de la unidad de Urbanismo del Consistorio han comprobado el incumplimiento de este compromiso, según Hernández, que considera que no cerrar el local implicaría un delito de prevaricación.

Cuestionados por cómo se actuará en caso de una nueva concentración el próximo martes, Vico no ha querido «adelantar acontecimientos», mientras que Hernández ha indicado que la decisión sobre cómo actuar «según las circunstancias que allí se den es una competencia de la Delegación de Gobierno» y de Policía Nacional.

Por otra parte, la alcaldesa ha indicado que su Ejecutivo se ha reunido en reiteradas ocasiones con Al-Falah, a la que ha cedido varios años el pabellón deportivo M-4 para la celebración del Ramadán y a la que permitió utilizar el Pabellón Felipe Reyes para la última fiesta del cordero.

En cambio, ha subrayado que «nunca se les va a ceder un local municipal» para realizar el culto porque esta no es su utilidad «ni para esta confesión ni para ninguna» y que para ello deben utilizarse «espacios privados» a pesar de que «se pueden ceder espacios de forma puntual».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...