Musulmanas conversas almerienses denuncian a un líder islámico por maltratar a su mujer

Se quejan de que la Dirección General de Relaciones con las Confesiones Religiosas no le aparte del cargo al frente de la Yama’a Islámica de Al Andalus a pesar de tener dictada orden de alejamiento

Mujeres musulmanas conversas de Almería, denuncian públicamente que el abogado Juan “Omar” Checa, presidente de la Yama´a Islámica de Al´Andalus Liga Morisca, tiene un procedimiento judicial abierto en los Juzgados de Roquetas de Mar, por la comisión de un presunto delito de malos tratos. Este grupo de mujeres ha puesto los hechos en conocimiento de la Dirección General de Relaciones con las Confesiones Religiosas para que tome medidas, sin que hasta el momento haya surtido efecto.
La denuncia fue presentada por la perjudicada en la Comisaría de Policía Nacional de Almería el 30 de abril de este año, y en ella relata los insultos y amenazas que el líder islámico le profería durante diez años de convivencia. A esta primera denuncia se han sucedido otras cinco más, a causa de dos agresiones físicas sufridas por desconocidos al darle con un objeto contudente en la cara, otra por clavarle una objeto punzante en la espalda y pinchar la ruedas de su vehículo, hasta en tres ocasiones.
Después de las distintas tomas de declaraciones en los juzgados, se impone a Checa que se mantenga alejado de cualquier lugar frecuentado por la víctima al menos 200 metros, y también le prohíbe que se comunique con ella de cualquier modo. De todo esto se dió traslado al Registro Central de Violencia de Género.
Las mujeres musulmanas almeriensess que han denunciado públicamente estos hechos, y que están prestando su apoyo a la ex compañera del presidente, informaron a la Dirección General de Relaciones con las Confesiones Religiosas, dependiente del Ministerio del Justicia, con el fin de que tomaran medidas para que un presunto maltratador no pueda seguir al frente de la Yama´a Islámica. Hasta el momento no han tenido respuesta, lo que les resulta incomprensible en un Gobierno “que quiere parecer tan activo ante los malos tratos a las mujeres”.
Estas musulmanas almerienses aseguran no estar dispuestas “a que un presunto maltratador esté al frente de una entidad islámica, puesto que se trata de un mal ejemplo que los responsables publicos deberían de atajar y no permitir, más aún cuando esta misma persona tiene otros casos judiciales abiertos por la venta de bienes religiosos a particulares y nos da la impresión que al Ministerio de Justicia no le importa nada este asunto”.
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...