Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Muere otra mujer a la que se le negó el aborto en Polonia

Un nueva muerte de una mujer polaca a la que se le ha negado un aborto ha removido el panorama político en Polonia. La mujer era Agnieszka, una polaca de 37 años embarazada de gemelos, que se encontraba en el primer trimestre del embarazo.

Agnieszka acudió el 21 de diciembre de 2021 al Departamento de Ginecología del Hospital Provincial de Częstochowa, acusando fuertes dolores abdominales, náuseas y vómitos. Pese a que esto podría parecer lo normal, pronto se reveló que algo no iba bien. Dos días después, el 23 de diciembre, uno de los fetos moría.

Tras esto, los médicos en virtud de la restrictiva ley del aborto aprobada por los ultraconservadores de Ley y Justicia (PiS), tomaron la decisión de esperar, por si podían salvar al segundo feto.

Finalmente este murió 7 días después, en lo que el hospital determinó como “aborto espontáneo”. Ambos fetos fueron retirados el día 31 de diciembre.

Tras este proceso Agnieszka no consiguió recuperarse, empeorando gravemente su salud según su familia. El 23 de enero de 2022 Agnieszka necesitó reanimación y murió finalmente el 25 de enero. Alegan que sufrió sepsis fruto del tardío proceso de retirada de los fetos.

El hospital ha dificultado el análisis de los documentos y ahora un autopsia investiga las condiciones de la muerte.

El segundo caso en tan solo unos meses

Este caso es el segundo de esta índole que se produce, con tan solo unos meses de diferencia.

En noviembre ocurrió el caso de Izabella. Esta mujer acudió a un hospital en Pszcyna, embarazada de 22 semanas. Los médicos diagnosticaron que el feto tenía perdida del líquido amniótico.

Pese a eso, se negaron a practicar el aborto, manteniéndose expectantes e intentando provocar el parto. Finalmente el feto murió. Solo cuando se comprobó su muerte, se retiró el feto de la cavidad uterina. Izabella moriría poco después por sepsis.

En este caso el hospital también se defendió con que había cumplido estrictamente la ley polaca. Y es que con la reforma de la ley, el personal sanitario puede cometer un grave delito si favorece cualquier tipo de aborto en Polonia, incluso aunque sea para salvar a la madre ante un feto inviable.

Así, los sanitarios del país están actuando con una gran cautela para no ser víctimas con la legislación.

El caso de Izabella ya provocó protestas en todo el país y este ha vuelto a levantar la polémica.

La familia ha exigido justicia y más de 1.000 mujeres han pedido la actuación del Tribunal Europeo de Derechos Humanos para intentar salvaguardar su integridad. De igual modo, organizaciones por los derechos de las mujeres han convocado manifestaciones en toda Polonia.

Por su parte, los diputados de izquierdas han exigido la aprobación de una ley de salvamento, para que los médicos puedan actuar para salvar a las mujeres sin temor a acabar en la cárcel, en un intento por evitar más fallecimientos innecesarios.

En su momento, el proyecto quedo sin aprobación fruto de la postura del PiS y posiblemente ahora tampoco consiga aprobarse.`

La prohibición total del aborto en Polonia como objetivo

Eliminar el aborto es uno de los objetivos fundamentales de la agenda ultraconservadora del PiS.

En 2016, poco después de tomar el poder, el PiS intentó prohibir el aborto en Polonia. Esto solo se paró gracias a las protestas masivas de mujeres que obligaron al gobierno a recular. Pese a eso, en 2019, con el Tribunal Supremo, bajo el control del gobierno después de varias reformas legales, este realizó una pregunta al alto tribunal sobre si el aborto por malformación o defecto era una técnica eugenésica.

El Tribunal Supremo colonizado por el PiS aceptó las tesis y prohibió este supuesto, con el que se producían la práctica totalidad de abortos del país.

En total el 97,7%  de los 1.100 abortos legales de 2019 se produjeron bajo este supuesto, siendo peligro para la vida de la madre, violación o incesto casi anecdóticos, el 2,3%.

Así el aborto esta prohibido casi de facto. No contentos con esto, el gobierno ha planeado la creación del registro de embarazos y abortos involuntarios. Este registro obligará a marcar cualquier embarazo una vez detectado. Se teme que esto sirva para evitar cualquier tipo de aborto, actuando contra los abortos ilegales y los realizados en otro país, una salida habitual de las polacas.

Una guerra contra el aborto que amenaza no solo este derecho, si no la vida de las mujeres.

Total
22
Shares
Artículos relacionados
Total
22
Share